viernes, 22 de mayo de 2015

Nacionalismo inútil (X): el complejo del conquistado

Somos un agujero
en medio del mar y el cielo
quinientos años después.
Una raza encendida,
negra, blanca y taína.
¿Pero quién descubrió a quién?
Fragmento de El costo de la vida, de Juan Luis Guerra (Areito, 1992).

Parte de la idiosincrasia del chovinista acérrimo es el orgullo por los pueblos originales de la tierra en que nació. En Latinoamérica tenemos un agregado a ese supuesto orgullo: la Conquista. ¿Por qué? Porque se mantiene la idea que desde que Colón descubrió el continente americano hemos estado siendo oprimidos y explotados sin descanso, primero por los españoles y después por los estadounidenses. Y de alguna forma, el que aún sigamos enteros es motivo de enaltecerse.

Más que eso: tendemos a llamarnos a nosotros mismos con los nombres de los pueblos indígenas que son nuestros antepasados, como si nosotros aún fuéramos todos indígenas: país chibcha, país guaraní, país azteca (aunque en realidad los mexicanos vienen de otras tribus de Yucatán, no propiamente de los aztecas), país quechua. Los ejemplos son muchos. En síntesis, a los latinoamericanos casi nos avergüenza admitir que la mayoría llevamos sangre europea en las venas, porque de alguna forma eso sería aceptar los crímenes de la Conquista y la opresión de la Colonia. Hablamos de esa época en primera persona, como si hubiéramos estado presentes mientras Rodrigo de Bastidas caminaba por el Magdalena.

Hay varios problemas con esto. El primero es que se está haciendo una selección inadecuada y deshonesta de nuestro pasado cultural, histórico e incluso genético. El segundo es que por los antecedentes históricos se empieza a tener la idea de que ningún aporte cultural de Europa es enteramente válido por haber sido impuesto a “sangre y fuego”, y que toda costumbre o tradición de los pueblos indígenas es magnánima y digna de proteger. Y finalmente, que se mantiene una persistente y nociva noción de que todos los problemas, todo el atraso que ha sufrido nuestro país, es por culpa de los extranjeros que nos roban y explotan. Nosotros somos muy buenos, y nos iba bien hasta que nos invadieron.

Este complejo del conquistado probablemente ha vivido con nosotros desde la Colonia, pero tomó especial importancia para los latinoamericanos en los años setenta, tras la publicación de Las venas abiertas de América Latina, del recientemente fallecido Eduardo Galeano. El escritor describe en un ensayo, escrito durante la época de las dictaduras apoyadas por Estados Unidos en el continente, los procesos de depredación y saqueo de recursos que ha sufrido Latinoamérica por parte de diferentes imperios desde la época de la Conquista. El libro es un referente ineludible al anticolonialismo (y para muchos, también de la xenofobia antiestadounidense), y es prácticamente lectura obligada para cualquiera interesado en política de la región, independientemente de su postura ideológica.

Una pequeña adición: poco antes de su muerte, Galeano afirmó distanciarse de Las venas abiertas, ya que aseguraba tener poca formación política o económica al escribirlo; sin embargo, no se arrepintió de haberlo hecho. Para sus admiradores esto probablemente significa poco, y en honor a la verdad, la postura de su autor no debería modificar la opinión acerca del libro, que por supuesto no está exento de críticas y fallas.

Volvamos a la línea principal. Desde el trabajo de Galeano, muchos intelectuales de izquierda, y otros que no lo eran tanto, acunaron la tesis de que todos nuestros problemas vienen de la injusta explotación y el saqueo al que hemos sido sometidos desde que los españoles llegaron al continente, y así lo han comunicado desde entonces. Por ejemplo, 1992, año en que se cumplió el quinto centenario del Descubrimiento -sí, porque por mucho que lloren, en el Viejo Continente nadie tenía idea de lo que habían encontrado, así que vale como un descubrimiento-, y los que le siguieron, vieron nacer decenas de trabajos artísticos inspirados en el “orgullo indígena” y el complejo del conquistado, como la formación de la banda A.N.I.M.A.L., el álbum Areito de Juan Luis Guerra -con El costo de la vida, mencionado al inicio de esta entrada, el artista al menos tuvo la honradez de mencionar a europeos y negros como parte de nuestro origen- y la canción V Centenario de Los Fabulosos Cadillacs, además de su Rey Azúcar del 95. Se resaltó mucho lo que fue el encuentro de dos culturas, sí, pero desde una perspectiva despreciativa y victimista.


Creo que no hace falta describir cómo ese complejo perdura hasta el día de hoy, al punto que incluso un comentario de Obama o cualquier otro político gringo o de derecha sobre nuestra situación política es visto como una “violación a la soberanía nacional” (quién sabe por qué nadie dice lo mismo cuando Pepe Mujica lo hace). Creo que hasta aquí he matizado bastante el complejo del conquistado. La pregunta es: ¿es justa esa postura? ¿Es adecuada, útil incluso para nuestra sociedad?

Ni de lejos. Es otro de esos lastres mentales que insistimos en mantener en nuestra cultura, y ni siquiera percibimos lo nocivo que resulta.

Antes de la disertación, aclararé que todo lo mencionado a continuación hace referencia a la herencia europea, pues la africana no es tan rechazada como ignorada por los que hablan del “orgullo de nuestra raza”. Digamos que es comprensible, dado que la situación del negro en América fue por mucho peor que la que enfrentó el indígena, y por lo tanto hay un mayor nivel de empatía con él.

El primer problema que mencioné es sencillo de dejar atrás, pues como mencioné es simplemente deshonestidad, y en cierto punto se vuelve incluso ignorancia y discriminación. Exaltar únicamente nuestro pasado indígena mientras se rechaza la herencia española es tan equivocado como lo sería si lo hiciéramos al contrario. Y hay personas que lo hacen, que se creen muy españoles y tratan a la gente promedio de “indio”.

Ni unos ni otros tienen la razón, y sería mejor que dejaran de portarse de una forma tan ridícula. No somos indígenas, y mucho menos vivimos la Conquista en carne propia como para que la comentemos como si hubiera pasado ayer. Tampoco somos españoles como para darnos el lujo de discriminar a los que tengan un tono de piel más oscuro. En promedio somos mestizos, así que es mejor que se acepte. Incluso más de un colombiano de piel negra y muchos de piel más clara tienen algún grado de mestizaje, en menor o mayor medida. Hoy en día se sabe que esos rasgos físicos son engañosos para distinguir entre la población. Colombia no es víctima de la Conquista: es el resultado, el producto de un prolongado choque cultural, y es mejor que empecemos a asumirlo así. Sí, no se dio de la mejor manera -como seguramente el choque de varios pueblos indígenas tampoco fue pacífico-, pero eso no es motivo de vergüenza ni rencor después de más de 500 años.

Ese es el abrebocas para debatir el segundo problema. Este es un poco más complicado de extirpar, porque tiene bases ideológicas posmodernas de apoyo que se han hecho muy fuertes: el indigenismo, el poscolonialismo y el relativismo cultural. Todas han calado profundamente en la psique del latinoamericano, en especial en los movimientos de izquierda. Aun así, como veremos, se puede desechar.

Inmediatamente se puede dejar de lado la actitud relativista, pues es autoaniquilante y estúpida desde la raíz. Y disculparán si sueno tan categórico, pero es la realidad: si ninguna cultura tiene la verdad absoluta, y no podemos menospreciar las costumbres indígenas porque son una visión diferente, ¿por qué despreciar entonces los aportes culturales de los españoles? ¿Por qué tomarse la molestia de arrogarse el derecho a cuestionar las costumbres europeas que influyeron en nosotros, si se supone que no podemos cuestionar a otras culturas, y mucho menos a las del pasado? ¿Por qué siquiera cuestionar, entonces, la Conquista en sí? Creo que todo eso basta para comprender la inutilidad e hipocresía del relativismo.

Con respecto a las ideas poscoloniales e indigenistas recalco nuevamente lo que dije en el punto anterior: somos mestizos, no indígenas, ni españoles, ni africanos. Ninguno de ellos fue nuestra patria, porque Colombia no fue patria como tal sino hasta después de la campaña libertadora (los indígenas de Colombia nunca estuvieron unificados como una sola cultura). Lo que somos hoy viene de los aportes traídos por las tres culturas, y es erróneo asumir únicamente que todo vino de los indígenas -o de los españoles, en el caso de nuestros colombianos (y aquí tomo una palabra mexicana para definir esa actitud) garbanceros-. Asumir el rechazo a cualquier influencia cultural de los españoles por cuenta de un pasado trágico es una falacia por asociación, una conclusión apresurada y errónea: como los españoles fueron malvados, toda su cultura y su influencia también lo es. Ya lo he comentado antes en este blog, y lo vuelvo a decir: quienes rechazan de tajo la Conquista y la Colonia olvidan que los aportes culturales, sociales y tecnológicos de los europeos superan por mucho las consecuencias negativas de estos períodos históricos -de hecho, las ideas de liberación y la búsqueda de una identidad latinoamericana vienen de ideales europeos del Romanticismo-. No es una justificación de sus atrocidades, faltaba más, pero sería un buen comienzo para dejar atrás ese rencor innecesario. Cuando negamos nuestro vínculo con los europeos estamos negando nuestro pasado y origen. Estamos negando lo que somos.

¿Qué hay que decir del tercer problema, ese según el cual todos nuestros problemas vienen de los imperios extranjeros? Opino que después de cinco siglos, y con el progreso tecnológico y cultural que eso ha conllevado, es muy difícil mantener esa idea de que somos inocentes de todos los problemas que tenemos. Eso es pura xenofobia y victimismo tonto. Sí, no se puede negar que España y Estados Unidos han tenido su cuota de responsabilidad, pero pretender que todo es culpa de ellos es estupidez. ¿Somos acaso monigotes sin cerebro? ¿O es que creemos que ninguno de nuestros gobernantes, nuestros líderes, tiene nada que ver con las decisiones a nivel económico que el país ha tomado? ¿Y nosotros mismos no lo hemos aceptado? Antes de señalar con el dedo a cualquier extranjero que quiere invertir en Colombia o en cualquier otro país latinoamericano, deberíamos apuntar hacia nosotros mismos, y darnos cuenta de lo que estamos permitiendo que pase -no la inversión en sí, porque todo extranjero que invierta en Colombia no viene a robar o a jodernos-. Es muy fácil echarles la culpa a los demás, pero es más difícil comprender que nuestras deficiencias en educación, en salud o en economía son también culpa nuestra.

Para la muestra un botón: el tratado de libre comercio. No el que hicimos con Estados Unidos; cualquiera sirve para el ejemplo, porque últimamente cualquier TLC es por definición malo. ¿Por qué? Porque siempre terminamos con condiciones humillantes, que benefician a las naciones con las que hacemos el tratado, y son de poca utilidad para nosotros. ¿Pero quién es el verdadero culpable allí? ¿Las potencias que nos imponen tratados denigrantes, o nosotros que somos tan tontos de aceptarlos sin siquiera cuestionar un solo punto?

Y no falta el que asume una actitud derrotista, que como siempre hemos estado sometidos a otras potencias, siempre lo estaremos, y nada podemos hacer para mejorar nuestra situación. ¡Esa no es la actitud! El cambio es posible, pero no viene de mantener rencillas ridículas por hechos pasados que no sufrimos nosotros. Casi todos los países tienen una historia antigua de choques entre culturas. Aferrarse a eso es ridículo. El cambio viene de aceptar lo que somos, comprender las verdaderas causas de nuestra situación actual, y buscar las soluciones a esos problemas. No buscando la ayuda de algún salvador especial dentro o fuera del país, ni creyendo que todo dependerá del ansia de depredación de otro país.

Es todo lo que tenía que decir. Como siempre, si alguno de los lectores tiene desacuerdos con lo expuesto aquí, los invito igualmente a reflexionar. Somos los dueños de nuestro propio destino y nuestro futuro, y no lo vamos a encontrar renegando con vehemencia de lo que somos en realidad.

10 comentarios:

  1. Para ahondar mas a respecto:

    Con respecto a lo que dices en el tercer parrafo (sin contar la introduccion) "El segundo es que por los antecedentes históricos se empieza a tener la idea de que ningún aporte cultural de Europa es enteramente válido por haber sido impuesto a “sangre y fuego" ¿acaso el fin justifica los medios?, pues no ademas ten en cuenta que se mandó a américa fue la peor calaña que había allá y no precisamente gente mas o menos ilustrada. Esa mas España era una teocracia feudal. Porque se pudo hacer de otra forma si se podia por ejemplo en un principio los padres peregrinos se sentaron a compartir con los nativos y por alguna razon luego los atacaron.

    Ademas a pesar de que galeano fue muy reservado al criticar a la izquierda si le doy la razon en muchas cosas, pues toda la indignacion contra por ejemplo, las multinacionales no es porque si, ¿se te olvida lo de la union carbide?¿o lo de las fabricas en asia?¿o lo que hace la megamineria?. Ademas el indigena, asi esté "aculturizado" aun sufre un desprecio descomunal en algunos paises como colombia y mexico y es visto como inferior (¡¡¡¡¡¡Hola Laureano Gomez!!!!!!!), parecido a las palabras de cierto politico que dijo "meterle plata al chocó es como hecharle perfume a un boyo". Pues yo enfatizo siempre que hablo de esto en los crimenes _posteriores_ ala colonia ¿se te olvida acaso lo que hicieron los arana en las caucherias?¿no sabes acaso lo del genocidio de los onas en tierra del fuego?¿quieres que te mencione lo del "camino de las lagrimas"? ademas en dos episodios de un programa mexicano famoso que muestra casos de la vida real (en los dos se usa a la misma actriz infantil) se muestra el caso de una niña morenita que es vendida como empleada a una casa de ricos y le hicieron su vida un infierno (y eso es decir poquito).

    Pues si vamos a justificar eso con la excusa de que trajeron civilizacion, podriamos decir lo mismo de los nazis en polonia ya que alemania tenia ventaja economica, tecnologica y militar (pues esta tenia tanques y polonia se defendia apenas con caballeria) o podriamos decir lo mismo de los serbios en yugoslavia, pues estos tambien contaban con ventaja militar y tecnologica ante los demas pueblos ya que los centros economicos e industriales y algunos culturales se encintraban en territorio serbio y asi podria seguir.

    Y con respecto a lo de las multinacionales ¿acaso no te molesta que a estos se les den todos los privilegios y a los locales (que producen muchas veces productos de mejor calidad y sin tanta explotación, como por ejemplo los zapatos que en comparación con los made in china los locales suelen ser de mejor calidad) no se los tenga en cuenta y se prefieran productos que se podrian producir divinamente de forma local que tienen que recorrer distancias absurdas y un sinfin de intermediarios?¿o que se abandone el campo?¿o las politicas regulatorias tan laxas que hay con las empresas extractivistas y que quieran tirarse los reservorios de agua (pues me sorprende que siendo usted biologo este tan callado ante esto)?

    Y no vaya a pensar que estoy en contra de la civilización o que quiero una autarquia, todo lo contrario, y se pueden hacer las cosas de otra forma (mas ahora con todo el conocimiento que se tiene)

    le recomiendo: http://noalcomunismonialcapitalismo.blogspot.com.co/2014/08/geografia-economica-algo-que-no-se.html
    https://www.youtube.com/watch?v=IJcqxSBMe_g

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás muy desubicado en tus cuestiones. Yo en ningún momento he dicho que el fin justifica los medios, y de hecho fui muy claro en ese mismo párrafo: yo no estoy defendiendo la forma en que se realizó la Conquista y la Colonia. Lo que hago es mencionar que, en balance, se obtuvieron muchos más beneficios a largo plazo para las culturas latinoamericanas, que al final están compuestas principalmente por mestizos, y que todo eso es lo que quieren olvidar. Sí, por supuesto que se pudo hacer de manera muy diferente, pero lamentarse eternamente por ello, como si aún fuéramos las mismas culturas de antaño, es un debate medio inútil (medio porque, como dices, los pueblos indígenas que aún quedan, y que en muchos casos también son más bien mestizos, siguen siendo oprimidos en gran parte del continente). Tu comparación con los nazis o con los serbios es un despropósito atroz, y falto de mucha reflexión.

      Sí, conozco esos casos de las multinacionales, pero eso no significa que todas trabajen así. Insisto en que el problema con las multinacionales, con los TLCs y casos similares, no es únicamente las condiciones abusivas que suelen proponer, sino que los países menores las terminen aceptando, pues somos bastante pusilánimes para defender nuestros intereses de manera que todos salgan ganando. Y sí, también creo que las multinacionales deben tener ciertas restricciones, y que no debe haber monopolio de ciertos campos de producción por unas pocas empresas.

      No he hablado de las empresas de extracción porque es un tema que no manejo muy bien, y procuro no hablar de lo que no conozco -tristemente, al biólogo pocas veces se le forma en legislación ambiental-. No obstante, mi silencio no se interpreta como aprobación a esas políticas, por si acaso lo estás sugiriendo. Esa es una pelea constante que se mantiene en biología: aquí no se piden permisos ni evaluaciones de impacto antes de realizar trabajos que afectan enormemente el ambiente, y después terminan buscando a los expertos para saber cuánto se afectó, y qué se puede salvar. Es una desgracia que haya tan poca rigurosidad al momento de otorgar contratos en la minería, ya no digamos realizar seguimiento a sus actividades.

      Eliminar
  2. Si yo se que eso ya es pasado y que no se les devolverá la vida a toda esa gente pero acaso ¿es mucho pedir que las potencias colonialistas de antaño (sobre todo España y Bélgica) tengan los pantalones para admitir sus barbaridades y pedirles perdón a los americanos y africanos por todo aquello ocurrido _desde 1492 y posteriormente_? Si Antonio navarro wolff tuvo los pantalones para admitir los crímenes de la izquierda y pedirle perdón al país ( y aun así sigue siendo un personaje muy despreciado en colombia). Si el papa Juan Pablo II (aunque tampoco simpatizo mucho con este tipo) tuvo el coraje de admitir las atrocidades de la iglesia y pedirle perdón a la humanidad por ello y por el atraso provocado por la inquisición. ¿por que no lo hacen las naciones occidentales por sus crímenes durante el colonialismo, el imperialismo y la guerra fría? Además quiero enfatizar por enésima vez que España era una teocracia feudal y que lo que enviaron a América fue toda la lacra que había en ese momento y eso sin contar todo lo que hizo Leopoldo de Bélgica en el congo

    Y sólo espero que los europeos tengan las pelotas para admitir sus crímenes y que de una vez pidan perdón y lo mismo los carnegie, morgan y rockefeller por todas sus barbaridades, pues abuso es abuso, atrocidad es atrocidad, barbarie es barbarie y si lo que hicieron los anteriormente mencionados no corresponde a actos crueles e inhumanos ¿entonces que es? Lo rep¿acaso es mucho pedir? Y no es que lo vayas a tomar ahora como discurso posmo-mamerto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es demasiado pedir, pero es de poca utilidad real. Puede servir como un ejercicio de catarsis o de honestidad moral, pero en un contexto real es poco lo que aporta, y poco lo que puede lograr por los grupos indígenas que aún son maltratados. La comparación con Navarro no es muy exacta, porque el M-19 es muy reciente, y él fue parte de la organización; ninguno de los actuales miembros del gobierno francés o belga hizo parte de las masacres.

      Ahora, considerando que Juan Pablo II tuvo que salir a pedir perdón por los crímenes de la Iglesia, cosa que sí le correspondía como representante de una institución milenaria que ha cambiado muy poco en miles de años, entonces a los líderes de esas potencias sí les corresponde admitir los crímenes de sus gobernantes pasados. Pero, fuera de dar tranquilidad a los que piden que tengan las pelotas de admitirlo, eso no ayuda en nada a mejorar nuestros países.

      A pesar de ello, el tema principal no es si los europeos o las potencias cometieron crímenes o no, o si les corresponde admitirlos. El problema es que muchos se agarran permanentemente de ese pasado para echarle la culpa de todos nuestros fracasos, problemas y retraso económico actuales a otros países, y eso es simplemente falso. Es necesario que miremos hacia adentro y nos enfoquemos en que también somos responsables de nuestra propia condición. Y que no somos las víctimas de la Conquista, sino los descendientes de víctimas y victimarios.

      Eliminar
  3. Hola de nuevo.
    Es que yo digo, si no se reconocen los abusos y crimenes del pasado de estas potencias entonces (creo) que les estariamos dando ptente de corso para que sigan con las politicas cuasi colonialistas y que sigan las injusticias hacia los que no se pueden defender facilmente (como los campesinos o indigenas) pues no tienen ni la plata ni el poder para hacerlo, lo cual hay que toimar en cuenta y que la gente no recuerda estos sucesos porque si.
    Otra cosa, por que la comparacion con los nazis o serbios no da lugar, pues lo digo porque como estas naciones eran las que tenia el poderío militar, tecnológico y de cierta forma económico en esos momentos y en esos espacios. Explícame por favor, pues los apologistas al colonialismo dirán que toda nación con cierto desarrollo tiene casi el derecho divino a imponerse sobre otras.

    Ademas otra cosa, en estos momentos no solo en Colombia, sino en el tercer mundo en general, se estan peleando sus recursos y sus tierras contra intereses poderosos, en Colombia los campesinos e indígenas se están peleando sus tierras y los recursos naturales, se les puede criticar que por ejemplo tengan su propio sistema de justicia, pero cada pueblo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero los apoyo en que se les reconozcan y en la defensa de sus tierras y los recursos naturales. Ademas recordemos que los recursos naturales le pertenecen a los pueblos (que haya falta de sentido de pertenencia es otra cosa). Ademas lo que se viene es algo serio, no más lo que pasa en la guajira, que no es por el cambio climático (no solamente por lo menos) o por el niño como nos lo quieren vender ciertos políticos, sino en gran medida por la desviación del río ranchería para beneficiar a terratenientes y a las mineras (no solo al cerrejon y eso no solo esta sucediendo en la guajira, en un episodio de 4 caminos se vio que algunos terratenientes están canalizando el magdalena también) de eso hay un documental (que yo aun no he visto) llamado "el río que se robaron" de Gonzalo Guillen, no se si tu lo hayas visto. Ademas lo que está pasando en Honduras también es algo que me está generando mucha preocupación y consternación, ademas de lo de la guajira y lo que esta pasando con las multinacionales en general (aunque gracias al cielo la minería en paramos se declaró inconstitucional y se ratificó un proyecto para la defensa del agua por la alianza verde). También un documental de TVE llamado "las causas del hambre" sobre lo de la especulación alimentaria y el acaparamiento de tierras y unas concesiones abusivas de tierras y un polémico proyecto de tierras aquí en Colombia que no voy a mencionar.
    y la lista sigue........Y todo esto en serio me genera preocupación y consternación. Y todo el problema de las tierras , el sector agrario y el control de los recursos en Colombia son las causas del conflicto y lo que hace que este se mantenga en primer lugar, pero de eso quisiera discutir con ustedes en alguna ocasión.

    Ah y aclarar una cosa para los mamertos, tampoco es justo culpar a todo un país por lo que hacen unos, pues recuerden que Estados Unidos son 300 millones de personas y que Europa son unos 500 millones de personas, Australia (de donde sale la BHP hilton) son 20 millones de personas, Sudafrica (de donde sale parte de la anglogold ashanti)son mas menos 40 millones (de los cuales muchos viven en situaciones no muy favorables) y Canada (de donde viene la drummond) son 30 millones de personas que muchos se puede decir que son gente que aunque vota por los gobiernos, no tiene la culpa de lo que hacen estos o las multinacionales. Sin embargo, a quienes si les temería seria a China

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cosa. El documental de TVE se llama "planeta en venta"

      Eliminar
    2. Es lo que piensas, pero realmente significa menos de lo que crees. Ya has respondido a tu propia inquietud con todo lo que acabaste de escribir: las multinacionales. Aun si las grandes potencias se disculparan por lo ocurrido siglos atrás, eso no va a importar a los grandes empresarios, que no son países, y por lo tanto no van a disculparse por lo que su país de origen hizo como Estado en el pasado. Por otra parte, seguiría estando el problema de los gobiernos mediocres que permiten dicha explotación en su tierra (y participan al mismo tiempo de ella, como en algunos ejemplos que diste). Repito, las grandes potencias pueden disculparse, pero eso no va a ser un acto útil, más allá de darle un falso sentimiento de victoria a los que creen que sería un triunfo real, porque las grandes empresas son otra cosa.

      Si me parece atroz la comparación con nazis y serbios, es porque falla en el hecho de que: a) los países que atacaron estaban a un nivel relativamente igual de desarrollo sociocultural, no así en el caso de América, b) poco o ningún avance tecnológico vino de dicha invasión, y c) no se trató simplemente de descubrimiento y explotación. Los nazis atacaron otros países por estrategia política y un poco de resentimiento histórico, además de sus ideales de superioridad racial y restauración y magnificación del antiguo imperio alemán; ni siquiera se puede decir que atacaron todos los países, pues varios en Europa se hicieron fascistas y partidarios de Alemania e Italia. En cuanto a Serbia, la campaña de Milosevic no fue más que xenofobia pura y dura. No hay mucho punto de comparación, como ves.

      Eliminar
    3. Ah y una cosa. Para ser justos (y que tomen nota los mamertos y similares), la gran mayoría de las muertes durante la conquista fueron por las enfermedades traidas del viejo contienente mas que por armas o esclavitud (sin pretender negar lo terrible de esto).
      Igual Ego tiene ahi un articulo donde matiza todos los puntos de esto

      Eliminar
    4. Sí, eso leí hace poco en una crítica a una youtuber española que publicó algo del 12 de octubre en Twitter. No lo había tenido en cuenta cuando escribí al respecto, pero es muy cierto. Por supuesto, eso depende también de la región y de las etnias, por lo que también he visto: por ejemplo, al menos en Colombia, la mayoría de las tribus caribes fueron exterminadas antes que esclavizadas.

      Eliminar