viernes, 26 de julio de 2019

El Asperger y el dilema del ciempiés

Nunca preguntes al que camina en la cuerda floja cómo mantiene el equilibrio. Si se detiene a pensarlo, se cae.
-Terry Pratchett, Un sombrero lleno de cielo.

Cuando descubres que tienes alguna condición, sea neurológica o de salud, el proceso de aceptarlo y hacer las paces con ello incluye descubrir poco a poco una posible raíz detrás de muchos comportamientos que se han manifestado en el pasado. Al mismo tiempo, esto también puede hacer que en momentos te hagas demasiado consciente de tus limitaciones, inadvertidamente conteniéndote a ti mismo en determinadas actividades o, como suele decirse, cumpliendo por tu cuenta los “presagios” de que fracasarás. ¿Se puede conciliar todo esto?

domingo, 14 de julio de 2019

Vnimanie, vnimanie…


Advertencia: esta entrada contiene amplios spoilers de la miniserie Chernobyl. Si aún no la ha visto y quiere hacerlo, siga leyendo bajo su propio riesgo.

Introducción

La advertencia del inicio podría ser una tontería, ¿no lo cree, amigo lector? Primero porque ya han pasado dos meses desde el estreno de Chernobyl, y segundo porque, si conoce algo de historia, seguro sabe del accidente ocurrido en abril de 1986, que es considerado el accidente nuclear más grave de la historia y una de las peores catástrofes del medioambiente. Sin embargo, saber del accidente no es lo mismo que comprender cómo ocurrió, ni las implicaciones que tuvo no sólo a nivel ambiental, sino también político y científico. Y aunque como toda serie histórica esta se toma varias libertades artísticas, su construcción es un relato bastante fiel tanto del accidente como del manejo que se le dio a la tragedia.