sábado, 25 de marzo de 2017

American Gods y el poder de la creencia

Si hay un escritor de fantasía para jóvenes y adultos de las últimas décadas al que puedo disfrutar tanto como Terry Pratchett, y en ocasiones incluso más, es Neil Gaiman. El británico es creador de obras geniales de la literatura como Buenos presagios (coescrita precisamente junto a Pratchett), Stardust, Coraline y El libro del cementerio, y joyas del cómic como The Sandman, quizás la mejor novela gráfica que jamás he leído. Como escritor, Gaiman es alguien que juega mucho con metáforas, simbolismos y referencias a diversas mitologías, y a menudo dioses y espíritus son recurrentes en su obra.

domingo, 19 de marzo de 2017

Tren al sur

Es curioso que de forma nada intencional esta sea la entrada 200 del blog. No, es en serio: nunca planifiqué que apareciera en tal orden, aunque no sería raro que inconscientemente le estuviera haciendo este pequeño espacio. Probablemente, si no hubiera salido la semana pasada a ver Logan, habría hecho una entrada basada en otro tema actual. En fin, aquí estamos.

viernes, 10 de marzo de 2017

Logan y las conspiraciones

Atención: esta entrada contiene spoilers de la película. Si aún no ha visto Logan, siga leyendo bajo su propio riesgo.

Pues, fíjense. Me fui al cine a ver Logan, la última película de la trilogía de Wolverine y última ocasión de Hugh Jackman como el epónimo personaje. Es muy buena. Después de un año de películas de superhéroes que, quizás salvando a Deadpool, oscilaron entre bodrios olvidables y trabajos nini (sí, te incluyo a ti, Doctor Strange), fue sumamente refrescante ver una película tan buena, fácilmente más disfrutable, al menos en mi opinión, que lo que hizo Marvel con su Fase II y lo poco que va de la Fase III, y claramente superior a lo que lleva DC. Ciertamente se sintió como un regalo de despedida para los fanáticos que crecimos con la saga original de los X-Men, y quizás es ahí donde radica su mayor encanto (y donde podría hacernos olvidar los pocos defectos que tiene). Y lo mejor es que, a diferencia de lo ocurrido con Deadpool y The Killing Joke aquí en el país, no tuve que toparme con ningún niño desubicado: la película fue clasificada para mayores de 15 años en Colombia, una categoría sensatamente restrictiva -por otro lado, Deadpool también lo era, así que supongo que depende del rigor del cinema al que uno vaya-.


viernes, 3 de marzo de 2017

Triste respuesta a una pregunta usual

Empezó un nuevo mes, y aunque estaba tratando de dejar espacio en estos días antes de intervenir en el blog (ya se enterarán en otra ocasión del porqué), desafortunadamente ocurrió otro de esos sucesos que hacen imposible mantenerse silencioso. Es inevitable tener algo qué decir, cosas que reflexionar, ante hechos que demuestran el peligro de la mezcla entre ignorancia y superstición.

jueves, 23 de febrero de 2017

Imposturas religiosas: Dios, ¿hipótesis científica?

Cuando estudiaba en el INEM, en la época en que entraba en la especialización de Ciencias (hace unos diez u once años), nos tocó estudiar el origen de la vida y las especies actuales. Durante esa clase, tocamos las diferentes hipótesis de estos temas, como la panspermia, la generación espontánea… y el creacionismo. Parece extraño, pero no: tocamos el tema, si bien superficialmente, como a todas las hipótesis previas a la generación espontánea (que fue la hipótesis dominante por siglos hasta Pasteur), el modelo de Oparin y los experimentos de Miller y Urey.

domingo, 19 de febrero de 2017

Díptico de loca y estúpida política

Terminando esta semana, hemos visto una serie de sucesos dentro de la política que nos hacen pensar que el oportunismo y la ignorancia es algo que brilla mucho dentro de nuestros dirigentes. Claro, esto en realidad no es ninguna sorpresa: lo innovador del asunto es que los ejemplos de la semana son tan estúpidos incluso para personas con un mínimo de sentido común (creo yo) que uno se pregunta cómo se les pudo ocurrir tal cosa.

lunes, 13 de febrero de 2017

May y la dolorosa timidez

¿Han visto alguna vez esas películas de terror que transmiten más que miedo? Ya saben, esas que te causan, además de terror o al menos una incómoda impresión, pueden transmitirte tristeza o admiración por algún personaje. Son esas películas que pueden o no contar con una dosis perturbadora de realismo. Por ejemplo, Hush, del año pasado, transmite una sensación de claustrofobia y estrés impresionante. Este tipo de películas son, muchas veces, algunas de las mejores joyas del género, pero con frecuencia pasan desapercibidas por el público. Una de esas es May.