lunes, 13 de julio de 2015

Nacionalismo inútil (XIII): Trump y los inmigrantes

Aunque ya ha pasado algo de tiempo, aún son palpables los efectos de las desastrosas declaraciones que dio el precandidato presidencial (tengan eso en cuenta: aún no es candidato oficial) Donald Trump sobre los mexicanos, al manifestar que el país ha enviado criminales entre sus inmigrantes. Ha perdido varios contratos con otras empresas, los países latinoamericanos empiezan a retirarse del próximo concurso de Miss Universo, y en estos momentos es objeto de enconado odio en nuestra región, y de burla en su propio país –ya apareció en un reciente episodio de Los Simpsons-. Sin embargo, ¿sus declaraciones vienen de la nada? ¿Se trata realmente de racismo o xenofobia? ¿Cuál es la problemática de fondo?


Primero: Trump no se estaba refiriendo a los mexicanos como un todo, ni a los latinoamericanos en general. Hizo énfasis en los inmigrantes ilegales, que en ocasiones son criminales, poniendo el ejemplo de un hombre que fue deportado cinco veces de Estados Unidos, y terminó asesinando a una mujer en San Francisco al regresar nuevamente al país. Por tanto, sus declaraciones no fueron un ataque a la comunidad latina, como lo han vendido en algunos medios.

Es comprensible, sí, que otros países de la región manifiesten su rechazo ante tales declaraciones hacia un país hermano. Esto no deja de ser irónico, no obstante, puesto que entre países latinos hay odios, estereotipos y calificativos negativos muy comunes, como se vio especialmente en la pasada Copa América, que nos mostró el lado más desagradable del nacionalismo sudamericano.

Segundo: Donald Trump. Uf. Es difícil decir a estas alturas si puede llegar a ganar la candidatura del Partido Republicano. Considerando que el país fue capaz de reelegir a alguien tan incompetente como George Bush, que el candidato de su partido termine siendo una figura tan controvertida como Trump no sería una gran sorpresa. No obstante, no creo que el partido quiera arriesgar el voto de una comunidad tan importante como la latina, especialmente cuando el precandidato Jeb Bush, a pesar del estigma de su familia, tiene una mayor conexión y afinidad con dicha comunidad.

Curiosamente, durante el largo discurso donde resaltó el problema de la inmigración, también hizo comentarios despectivos sobre China, y de cómo los tratos comerciales con este país le han robado trabajo a los estadounidenses. ¿Por qué la polémica por esto ha sido menor?

No faltan, por supuesto, quienes ven la candidatura de Trump como un simple pantallazo de su parte, y que no tiene la más mínima oportunidad. Tiempo al tiempo.

Tercero: a pesar del rechazo que ha sufrido dentro del Partido Republicano, seguramente las posturas de Trump son compartidas por varios miembros, aunque quizás sin usar las mismas palabras. No obstante, incluso aunque el partido completo apoye su proceder, esto no significa necesariamente que el Partido Republicano sea racista o xenófobo. Su visión negativa hacia los inmigrantes, en especial los ilegales, se centra más en dos ejes: economía y seguridad.

¿Han visto la película Pandillas de Nueva York? Hay una frase muy particular del antagonista, Bill “el Carnicero”, con respecto a la inmigración irlandesa, que ejemplifica muy bien la postura de muchos republicanos: “Yo no veo paisanos. Veo invasores. Conformistas, que por cinco centavos harán lo que hace un negro por diez y lo que hace un blanco por veinticinco”. Para ellos, el flujo de inmigrantes significa una pérdida potencial de empleos para los propios estadounidenses, especialmente en áreas de trabajo que muchos no quieren ocupar. Los ilegales tienen también ventajas en este tipo de empleos, donde no se suele indagar demasiado en cuestiones legales. Al menos, así lo ven muchos republicanos, especialmente por los recientes problemas de desempleo que afronta su país.

Por otro lado, y por mucho que pese admitirlo, la inmigración ilegal sí conlleva problemas de seguridad. Es natural que entre este tipo de inmigrantes, además de las personas que no tienen forma de irse a vivir legalmente a Estados Unidos, también se incluyan por ejemplo traficantes de drogas que ven posibilidades de negocio, terroristas y otros tipos de personas que por su registro criminal no serían admitidos en el vecino del norte -temores que se tienen en la Unión Europea, por ejemplo, ante la creciente inmigración musulmana, debido al terrorismo islámico-. La historia que usa Donald Trump como base para su postura refleja otro problema, y es la débil judicialización de los inmigrantes ilegales en varios estados. Es inaudito que una persona con un pasado criminal haya sido deportada tantas veces y continuara regresando al país, y lo peor, caminando libre. Por ello, es también comprensible su indignación, y que apele a ella para intentar ganar la candidatura del partido. Pero, por supuesto, la forma en que lo expresó tiende a generalizar y denigrar la situación de otros inmigrantes sin problemas criminales. Y por supuesto, ignora que sus coterráneos tienen bastantes problemas de inseguridad que no tienen nada que ver con los indocumentados.

Finalmente está la cuestión según la cual, de acuerdo con Trump, la situación económica de México está forzando a muchas personas a huir a otros países que les ofrezcan mejores oportunidades, y es lo que provoca la inmigración ilegal y los problemas que esta conlleva. Una opinión tosca, sí, pero no sale de la nada. Los ilegales de México, Cuba y China que viajan a Estados Unidos no están arriesgándose por nada. Lo hacen porque realmente creen que en ese país tendrán las oportunidades que no pueden conseguir en su tierra. Ocurre lo mismo con los africanos que viajan ilegalmente a Europa, o con aquellos que no son indocumentados, pero cuyo propósito de superarse es el mismo, como los colombianos en Venezuela.

No deja de ser una ironía triste que en Estados Unidos se tengan los mismos problemas que Trump achaca a los países de donde deriva la inmigración ilegal, y que pretenda hacer pasar este fenómeno como si fuera la principal causa de dichos problemas. Por más que haya un trasfondo de dolorosa realidad en sus palabras, pretender endurecer las políticas de inmigración de Estados Unidos terminará teniendo el efecto contrario, que es aumentar la inmigración ilegal, y los problemas que pueda acarrear, además de reducir el flujo de ingreso de personas que hoy en día también contribuyen al desarrollo de ese país.

Como es usual, a quienes no estén de acuerdo con algo de lo expuesto aquí los invito a reflexionar. Siento que esta entrada es bastante diferente a las otras de la serie, y quizás pudo quedar mejor, pero esto tenía que decirse.

P.D. Agradezco a Daniel Ospina por sugerirme el tema para esta entrada. Quedan abiertos los comentarios para nuevas sugerencias.

6 comentarios:

  1. A proposito como si la ley arizona ya no fuera suficiente calvario para la gran mayoria de gente que solo quiere una vida mejor

    oye a proposito, curioso que en el 4to parrafo de abajo hacia arriba mencionaste a china como uno de los paises desde donde la gente migra a EEUU (incluso en los canales nacionales han habido noticias de inmigrantes chinos atrapados en colombia tratando de ir al pais del norte), y se supone que china es una economia en crecimiento, ¿que ironia, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es bastante irónico. Aunque, por supuesto, una economía fuerte o en crecimiento no siempre significa que todos tendrán acceso a sus beneficios, especialmente en un país con millones de personas.

      Eliminar
  2. De todas formas el partido republicano en la actualidad tiende a una ideología irracional similar a la de Trump y por eso lo acogen aunque se aparenten indignados, es decadente como tal ese partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gladwyn! Mucho tiempo sin verte por aquí. Saludos.

      Sí, por supuesto que los republicanos mantienen una ideología muy cercana a la de Trump, aunque la mayoría no lo admitiría, y menos con palabras como las que él usó. Por eso le permiten hablar a pesar de todo, aunque el tiempo dirá con quién tomarán finalmente el riesgo de la carrera por la Presidencia.

      Eliminar
    2. ¡Saludos! :D

      Es bueno pasarme por acá, muchas temáticas y discusiones interesantes.

      Eliminar