sábado, 27 de diciembre de 2014

Nacionalismo inútil (VII): “Por amor a la patria”

Cuando terminamos la universidad, generalmente nos encontramos con dos aspiraciones: continuar estudios en una carrera de posgrado y encontrar un buen trabajo después de culminarlos. Si bien obtener una beca en una universidad nacional no es algo desdeñable, creo que puede afirmarse que sería muy raro que alguien rechazara dicha beca si se diera en un país extranjero, sólo por la posibilidad de estudiar en nuestro propio territorio.

De este tipo de comportamientos se deriva una actitud respetable: la de, tras culminar estudios en el exterior, regresar a la tierra que nos vio nacer para conseguir un trabajo. Ocurre ya sea por disposiciones de la beca, por el deseo de aplicar los conocimientos que hemos adquirido en el desarrollo de dicha carrera en nuestro país, o simplemente porque “es nuestra patria”. Diría que todo eso es normal.

Sin embargo, hay personas con actitudes más bien molestas, que consideran que quedarse trabajando por fuera del país propio es una especie de acto de traición. Algunas de estas personas contemplan con cierto desdén al coterráneo que decide probar suerte en otra nación, y reprochan que aplique su saber en otros países, cuando el propio requiere de nuevos profesionales. En otras palabras, uno debe quedarse a trabajar en su país “por amor a la patria”, y si los beneficios obtenidos no compensan las dificultades de la labor desempeñada, entonces continuar también “por amor al arte”. Y temo que con este tipo de actitud debo discernir.

Para empezar, porque si las oportunidades de conseguir trabajo son mejores en el exterior, es mucho más práctico quedarse afuera que regresar al país. Por mucho que se quiera a la patria, no es nada inteligente regresar a padecer simplemente por patriotismo. Y hay un dejo irónico en el hecho de que haya personas que exalten, a veces de forma muy exagerada, los logros de muchos compatriotas en el exterior, pero al mismo tiempo se enojan con quien decide intentar lo mismo.

Por otra parte, hay labores que son difíciles de desempeñar debido a trámites absurdos y otras cosas. Por ejemplo, la investigación científica en Colombia se encuentra algo limitada por la pequeña inversión que se hace en ella (muy poca si se compara con la inversión de otros países en dicha área). Sumado a esto se encuentran los permisos de muestreo, los de material genético, trámites para comprobar que no se interviene en un área de comunidades indígenas o de negritudes, los cuales pueden tardar años en recibir respuesta (no es una exageración, lo he visto de primera mano)…

Con todas estas complicaciones, ocurre algo que debería ser una ventaja, y es que los investigadores extranjeros no suelen trabajar aquí. Sin embargo, la tramitomanía hace muy complicada la labor de los investigadores nacionales, así que en tal caso, si un profesional tiene la oportunidad de trabajar en otro país, está eligiendo una opción adecuada. Y de todos modos, aun sin estar físicamente presente en el país, puede contribuir a la investigación trabajando a distancia con otros profesionales que decidan quedarse (esto es lo que hacen muchos investigadores extranjeros con otros científicos en el país).

Y finalmente, aunque no menos importante, ¿por qué mantener la defensa de un abstracto que ni sufre ni se acongoja por nuestras acciones, como es la patria? A la patria no le importa si deseamos trabajar en otro país: no nos da de comer, ni nada parecido. Es nuestro esfuerzo y las personas con las que interactuamos a nuestro alrededor lo que nos hacen triunfar, no una cuestión indefinida e inmaterial como la patria. No hay entonces ningún motivo por el cual tratar de triunfar en otro país fuera señalado como si fuera un crimen.

Termino diciendo que, desafortunadamente, la búsqueda de éxito en otros países no es sino el síntoma de otro problema: la falta de oportunidades y desarrollo que hay en el nuestro. Son necesarias tácticas y soluciones para poder superar esto, pero definitivamente criticar a todo aquel que no se queda a estudiar y trabajar en nuestra tierra no es una de ellas. Esto no es sino una de tantas discusiones miopes que terminan distanciando a compatriotas, cuando debería buscarse exactamente lo contrario.

8 comentarios:

  1. Tambien hay otro factot, que simplemente te guste otro país más que el tuyo, mientras tanto los que tienen pensamientos nacionalistas... Ya sabes dónde se pueden ir! :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También podría decirse. A mí en lo personal me gustaría pasar un buen tiempo en Finlandia, quizás en un posgrado, para experimentar un ambiente muy diferente.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Es que hay quienes no entienden o lo niegan, uno puede irse, trabajar y gustar de otro país así sea de uno distinto.

    Por otro lado es totalmente entendible que la gente se vaya a buscar mejores oportunidades, mejor calidad de vida, así empiece lavando platos, es menos inseguro y menos una mierda a futuro como acá, también es preocupante cómo se le da la espalda a la investigación, a la ciencia, no comprenden el atraso que causa esto, le dan más importancia a pendejadas tercermundistas que al apostarle al desarrollo, por esto no es raro que otros busquen mejores lugares donde sí se le apoye a la investigación, se le den espacios y recursos para producir, pero acá motivo de orgullo son pendejadas supersticiosas, chovinistas y fiesteras.

    Se imaginará cómo odian los fervientes patriotas a los que se marchan del país y, ante una buena calidad de vida, dan testimonio de la decadencia de esta nación que los llevó a irse.
    Para muestra, un botón:

    http://blogdebanderas.com/2012/05/25/carta-abierta-el-emigrante-colombiano-malaleche/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como si no se pudiera decir los problemas que tiene el país. Vaya carta.

      Voy de acuerdo contigo: uno tiene la libertad de trabajar y vivir donde quiera, sin rendirle cuentas a nada. Por lo menos, quizás se espere que pueda contribuir al desarrollo de su país origen si regresa, pero en todo caso no es obligación.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Que pena si jodo mucho, pero es que siento que no deje las cosas suficientemente claras, así que invito a que leas pausado, completo y relajada la siguiente epistola, que ya es más mesurada:

    Y con respecto a lo de nacionalismos y orgullos, obvio no debemos aislarnos ver hacia el mundo, pero también mirar hacia nuestra casa, conocer nuestra casa. Lo que pasa es que queremos conocer el mundo, pero no miramos ni ponemos en orden antes nuestra casa, no vemos ni valoramos lo que tenemos, nuestras particularidades. Pues somos un país riquísimo, tenemos mucho patrimonio, usos , saberes, costumbres (propias de cada región y geografía) y se están perdiendo muchas cosas en nombre de "buscar por fuera cosas que podemos conseguir acá", tenemos abundancia de recursos paisajes, gentes, costumbres, sabores, colores.....y no lo vemos, motivos de orgullos sobran y la integración no es excusa para ignorar y hacer desaparecer todo lo que tenemos (y que nos falta por conocer, pues nuestro país es inmenso y muy rico). Y ESTO APLICA PARA TODOS LOS PAÍSES Y TERRITORIOS ¿acaso quieres que el mundo se convierta en una masa homogénea, acabar con los colores, sabores, sonidos, usos y costumbres?.¿por qué querer ser igual al otro cuando tenemos mucha riqueza en nuestras naciones?. Obvio que tenemos que ver hacia el mundo, pero siempre debemos conocer y poner en orden_en primer lugar_ nuestra casa.
    Pues cuando se busca manipular y dominar más fácilmente, buscan que uno se sienta inferior, que no valore lo que tiene, para así poder disponer más fácilmente de sus recursos. Es que los que tienen el derecho legitimo sobre los recursos son los pueblos, y estos son los que deben usufructuarlos, administrarlos y aprovecharlos como un Bien Común (ver el concepto de bienes comunes de Elinor Ostrom). Caray, yo apoyo que haya más integración humana, la cuestión es ¿como?, ¿por quienes y hacia quienes?. Pues los países desarrollados son los que más valoran y cuidan sus recursos, y son los más nacionalistas y soberanos, porque ellos aplican mayor proteccionismo y fomentan _en primer lugar_lo local y el mercado interno, pues antes de abrirse al mundo, se preocuparon por ello y por fortalecer y conocer sus países, y porque tienen mayor sentido de pertenencia y cohesión social (no se tu que entiendas por estos dos términos). Y paradojicamente, le quieren aplicar formulas de "libertad de mercado" a los paises menos desarrollados y quieren que estos sean menos soberanos (no digo que todos), cuando ellos mismos aplicaron formas más proteccionistas y fortalecieron sus identidades, y fomentaron y crearon industrias y apoyaron en primer lugar a los suyos antes de abrirse al mundo. Y por lo que veo a tí no te preocupa que los paises se estén desindustrializando y que la diversidad que caracteriza al ser humano se esté perdiendo.

    En fin, si, no es en absoluto malo o terrible el querer buscar oportunidades en otro lugar (Ami también me interesa) y querer proyectarse hacia el mundo, pero primero debemos conocer, valorar y poner en orden nuestra casa ¿no lo crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un impulso de explayarte demasiado en tus comentarios. Poético, pero mayormente irrelevante.

      A mí me interesa aportar más cosas en mi campo dentro del país, y en concreto hay tres sitios que quiero conocer; tuve el dinero para hacerlo, pero por cuestiones personales tuve que prescindir de él. En el momento, busco trabajo aquí, y posgrados afuera. Si me sale la oportunidad de un posgrado financiado en otro país, sería una estupidez quedarme aquí porque simplemente aún hay cosas que debo conocer aquí. Siendo justos, en el exterior podría tener más conocimientos para mejorar mi trabajo aquí. Y si me sale la oportunidad de quedarme en otra parte, tendré que aprovecharla.

      No hay nada de mesurado en tu "epístola", y realmente no sé por qué recurres siempre a ejemplos y temas que no tienen que ver con la entrada principal. ¿Realmente era necesaria toda esa parrafada para decir que deberíamos ver y aprovechar primero nuestra propia tierra?

      Eliminar
    2. En serio perdoname si me dejé llevar_otra vez_por la corriente, es que el tema necesitaba tratar de aclararlo, y es que he tenido el problema de que a veces hacerme entender es muy dificil. Y por cierto esta vez el articulo si tenía todo que ver puesto que el mismo titulo es "por amor a la patroa"

      Lo que trataba de decir en ningun momento era que no buscáramos oportunidades en el extranjero (ni rechazarlas si estas se nos presentaban) ni que la cooperación internacional estuviera mal, ni mucho menos volvernos xenofobos ¡¡¡¡Obvio Noooo!!!!.
      Lo que pasa es que vemos mucho hacia afuera y descuidamos (y dejando acabar pa' mas piedra, como pasa con la cienaga y otros ecosistemas, por querer "copiar _los vicios_ de los otros" y no pensar mejor formas más autoctonas de desenvolvernos, obvio respaladadeas por el concocimiento y contempladas por la misma cultura de los pueblos y condiciones geográficas) mucho lo que tenemos adentro, que es mucho y muy valioso, incalculable............y entonces no lo valoramos, nos desapegamos y vienen ciertos avivatos y nos lo arrebatan o nos imponen cosas totalmente fuera de el contexto histórico, geográfico, socio-cultural de los pueblos.

      Lo que trato de decir es que sí , ver hacia el mundo y tratar de conocer lo que podamos o si se nos presentan oportunidades, pero no dejar de ver lo nuestro, pues cuando algo se desconoce, se destruye, se pierde. Tenemos muchas cosas que desconocemos o que no hemos descubierto. Lo cual es preocupante, además de que estamos desaprovechando potenciales grandisimos que tiene nuestra tierra, sobre todo el agrario, Y tu to sabes.

      En fin, perdón por haberme excedido y gracias por tu tiempo. Y............¿ya te viste "Colombia magia salvaje"?

      Eliminar
    3. Has dicho lo mismo una y otra vez en al menos otras tres entradas, así que creo que conoces mi respuesta.

      No, la verdad es que no he visto el documental. Quería comprar el DVD, pero con los problemas que he tenido no fue posible.

      Eliminar