viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Es tiempo de dejar atrás el Nuevo Ateísmo?

En el número de invierno de 2013, la revista New Humanist invitó a sus miembros a un debate titulado: “¿Es tiempo de dejar atrás el Nuevo Ateísmo?”. El poeta y editor Tom Chivers inició el debate con un agudo artículo, y tres personajes más respondieron a su contribución con los suyos. Son escritos y observaciones muy interesantes, y como no las he encontrado en español, me tomé la libertad de traducirlas.



A manera de introducción, debo decir que esta es una pregunta válida. No se puede negar que es gracias al Nuevo Ateísmo que la discusión y la crítica hacia las ideas y posturas religiosas obtuvieron un espacio amplio. Ha contribuido a eliminar el miedo de muchos escépticos a opinar en público. Ha dado vía libre para cuestionar la fe, la existencia misma de Dios, sin temor de ser señalado como hereje y satánico. Y sus luchas han impulsado a grandes proyectos de cambio social, a la búsqueda incansable del laicismo, a otorgar igualdad de derechos a mujeres, homosexuales, y otras minorías oprimidas por las ideas religiosas.

Sin embargo, se hace necesario preguntar si debe mantenerse el mismo estilo de discurso. El tono frecuentemente rudo, y a veces arrogante y altanero, de algunos exponentes del Nuevo Ateísmo, no siempre puede ser útil. Hay ateos que buscan un lugar en común con las personas religiosas, y que tratan de acercarse a aquellos creyentes conscientes de los abusos y excesos de las religiones. Otros, simplemente, se burlan y ridiculizan a cualquier persona que manifieste fe en lo sobrenatural. Eso no es debatir, ni probar ningún punto: simplemente es inmadurez. Y uno no deja de pensar si el estilo de muchos Nuevos Ateos ha contribuido no sólo a la formación de ateos y escépticos irrespetuosos (no contra las creencias, sino contra las personas), sino también a perpetuar la imagen negativa de los ateos en la sociedad.

Pensaba en dar una opinión más robusta acerca de esta pregunta, a manera de una nota amplia. Sin embargo, considero que cada uno de los artículos expone una visión muy propia del asunto, y en conjunto, pueden permitir al lector englobar varias posturas, y formarse una conclusión final acerca de la pregunta central. Si bien es muy probable que no conozcan a los autores que aparecen aquí (quizás algunos reconozcan a la autora de la campaña del Autobús Ateo), todos aportan una perspectiva importante a la cuestión, y no es necesario tener a un Richard Dawkins o un Sam Harris detrás de las teclas para leer algo interesante.

Sin más dilación, aquí están los enlaces a los artículos. Léalos en orden. Al inicio de cada uno, encontrará un enlace al texto original en inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario