miércoles, 5 de noviembre de 2014

Nacionalismo inútil (III): Honrando a los “defensores”

Hace unos días, con motivo de la visita del príncipe Carlos de Reino Unido, el alcalde de Cartagena reveló una placa conmemorando a los caídos en el intento de toma del Castillo de San Felipe en 1741, por parte de una flota inglesa. Aunque la placa supuestamente pretendía honrar tanto a ingleses como españoles y esclavos, el enfoque del mensaje se dirigía más bien a los primeros. Obviamente, los historiadores cartageneros, y la población en general, se ofendieron por lo que vieron como una afrenta a los que dieron su vida defendiendo la ciudad, en particular el almirante Blas de Lezo. Todo terminó con un ingeniero que rompió la placa a martillazos, poco antes de que el alcalde revelara que iba a ser retirada.


¿Acto de heroísmo y patriotismo? No, vandalismo y doble rasero. Lo primero, porque la placa no le pertenecía: ya aclaramos que atacar una propiedad ajena es delito, más aun estando localizada en un sector histórico. El hombre tiene que afrontar las consecuencias de un acto irracional. Sentir indignación por una placa, una estatua o un monumento no es justificación para su destrucción.

Lo segundo, porque es curioso que la gente reproche a la invasión de un almirante inglés, y rindan respeto a un hombre que perteneció a la Corona española, esa que es tan criticada hoy en día por los anticolonialistas y posmodernos.

No se equivoquen: que haya estatuas de Blas de Lezo, o de Quesada o Bastidas, no me importa en lo más mínimo. Si el lector ya ha revisado antes este blog, sabe que, aunque yo critico la forma en que se dio la Conquista, soy consciente de que sus beneficios superan los crímenes (si bien no los justifica). Despreciar los aportes de ese choque cultural mientras se está detrás de un computador y gozando de una educación (resultados de la influencia de la cultura europea) es pura hipocresía. Pero no es de lo que hablo aquí.

Lo que yo considero absurdo es que la gente de Cartagena tome a Blas de Lezo como uno de los suyos, creyendo que defendía la ciudad como si defendiera a Colombia. Noticias: Blas de Lezo no protegía su patria. Protegía la propiedad de la Corona. Este era aún el Nuevo Reino de Granada el día en que Vernon llegó con su flota a tomar San Felipe, y Blas de Lezo estaba defendiendo un territorio que pertenecía a los reyes españoles. Sólo era un soldado haciendo lo que se le ordenó. Sí, gracias a él, Cartagena se salvó de ser saqueada y probablemente destruida por el ataque de los ingleses, pero no fue tanto por “amor a la patria”, sino porque era el deber de Blas de Lezo. Y no olvidemos que en su labor, echó mano de varios esclavos. ¿No somos también críticos de la esclavitud? ¿Por qué nadie menciona eso?

Que Blas de Lezo o cualquier conquistador tengan una estatua no es un problema para mí. Son personajes históricos, y no hay un país actualmente que no se haya forjado a través de sangre y fuego. Los choques culturales violentos son más comunes de lo que se piensa. Pero, entonces, no miremos a un Vernon a través de una lupa y a “Blacho” con otra. Hay que verlos como lo que son. Hombres de la misma época, y por ello, se debe juzgarlos de la misma forma. Es claro que Blas de Lezo tuvo actos que fueron útiles a largo plazo para los colombianos. Sin embargo, no dejen de lado que simplemente era el sirviente de los “tiranos” que tanto se critican hoy.

6 comentarios:

  1. Si los españoles hubieran perdido contra los ingleses, en Cartagena no estarían hablando español ahora y sería habitada por otro tipo de gente muy distinta. Colombiano o no, los cartageneros le deben lo que son a Blas de Lezo. España es nuestra madre patria, hablamos español y tenemos apellidos españoles. No es nuestro país, pero le debemos la cultura. Se llevaron el oro, pero nos dejaron el oro que es el idioma castellano. Lo mínimo es que nosotros estemos del lado de España y no de Inglaterra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que dices es muy cierto. De hecho, sí podría considerarse a Blas de Lezo héroe patrio, a su manera (acabo de modificar una frase con respecto a eso). Pero, de nuevo, los grupos anticolonialistas que tanto critican a España, y que también hay en Cartagena, deberían recordar que Blas de Lezo trabajaba para los "conquistadores", y por ello deberían evaluarlo de la misma forma.
      En todo caso, yo no estoy en contra de que la gente admire a Blas de Lezo, o que se sienta ofendida porque la placa haya sido dedicada a los ingleses. Es comprensible en cierto modo. Pero, como dije, la indignación no es justificación para destruir una placa que no es de su propiedad. Se podía haber llegado a formas más diplomáticas para resolver ese asunto; y de hecho, el alcalde ya se había decidido a retirar la placa antes de que la rompieran. Saludos.

      Eliminar
    2. Gane quien sea, la situación actual de una antigua colonia no es dependiente únicamente del imperio que la dominaba, sino también de sus decisiones posteriores a la independencia. Si fuera lo contrario, probablemente Estados Unidos no sería la potencia que es hoy.

      Eliminar
  2. Martín, está genial la serie sobre nazi-onalismo.

    Y lo que hay es tela para cortar

    Sin embargo, desde una postura meramente utilitarista, el nazi-onalismo sí que es útil. Si no, pregúntale a Uribe xD

    ¡Un saludo y sigue con el genial trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Apelar al sentimiento patriótico y guerrerista es la mejor forma de conseguir votos.

      Muchas gracias, David.

      Eliminar