lunes, 30 de enero de 2017

Cinco años pensando


Oficialmente, esta entrada debió haber salido el pasado 21, fecha en la que, hace cinco años, publiqué mi primera entrada de este blog. Sin embargo, como los que hayan leído mi mensaje en Facebook sabrán, he tenido muchas dificultades este mes para acceder a la información necesaria en futuros temas, además de estar ocupado en detalles personales. En todo caso, aquí estamos, tratando de cumplir.

Cinco años después, han pasado muchas cosas. Casi doscientas entradas, muchas de las cuales me siento orgulloso de haber hecho, otras que pudieron ser mejores y una que otra que quizás lamente haber escrito. Cinco años en los que salí de la Universidad, conseguí trabajo por un tiempo, y ahora estoy en busca de nuevos horizontes. Cinco años en los que, por consejo de personas cercanas en la blogosfera escéptica y de opinión, decidí aprovechar las redes sociales como Facebook y Twitter, me hicieron parte de los administradores de otros grupos de escepticismo. Cinco años en los que, poco a poco, este blog ha ido creciendo. Seguramente aún me falta mucho por alcanzar, y estoy ansioso por ver hasta dónde llega todo.

Para celebrar esta fecha, he decidido presentarles las cinco entradas más visitadas en el blog, y cinco de mis entradas más personales, con algunos comentarios al respecto.

Las cinco más visitadas.

La falacia de Esteban. A raíz de la victoria del No en el plebiscito del 2 de octubre, debido en gran parte al crecimiento del activismo cristiano, el –llamémoslo- videobloguero Oswaldo Ortiz, envalentonado por el seguimiento que ganó tras apoyar a la –llamémosla- diputada Ángela Hernández con la farsa de la “ideología de género”, denunció los insultos recibidos y el cierre temporal de su página en Facebook como “heterofobia”, y una señal de la conspiración gay que trata de callar sus supuestas verdades. Ortiz no es más que uno de muchos que creen que el ser cuestionados por sus defectos de raciocinio equivale a ser mártires, defensores de la verdad absoluta. Un sesgo cognitivo que, de hecho, persigue a genios y tontos por igual.

¡Feliz Día de la Raza! Esta es ya una de las entradas antiguas del blog. Desde el quinto centenario del Descubrimiento, las críticas al 12 de octubre y la colonización de América se han hecho fuertes, especialmente desde la tan deslucida izquierda. Sin embargo, el choque cultural entre europeos e indígenas americanos trajo gran parte del desarrollo social y educativo que vemos en nuestro continente, por lo que, si bien es válido cuestionar los aspectos oscuros de dicho intercambio, también hay que resaltar las cosas positivas.

¿Algo que sí quisiera cambiar? El nombre de la entrada. Después de todo, un choque cultural que implicó guerras y opresión no es cosa de celebración o felicidad.

La moda de indignarse contra los indignados. Tras la desafortunada masacre en Orlando, varias personas empezaron a compartir la noticia de la masacre en Garissa, Kenia, como si hubiera pasado en la misma semana, mientras que resaltaban que las víctimas de Orlando fueron resaltadas únicamente por ser gays. Una de las actitudes más repugnantes que se pueden ver en Internet es la de usar mentiras para criticar a los que se indignan por las tragedias de algunos países, con la simple razón de pretender ser más críticos y honestos de lo que en realidad son. Y con el clima político actual, y ante la incertidumbre de posibles masacres futuras, es necesario desterrar ese comportamiento miserable de una vez.

Cómo no enfrentarse a la sátira. La pelea entre Carolina Sanín y el grupo de Facebook Chompos en la Universidad de los Andes dio para mucho, pero especialmente dejó en evidencia la hipocresía de una persona habituada a usar insultos bastante fuertes, pero que no soporta las burlas contra ella. No es que Chompos no mereciera crítica, ni mucho menos, pero no hicieron más que usar la misma fórmula satírica agresiva de Sanín para cuestionar sus muy cuestionables posturas. Pretender, entonces, que se les criminalice por un recurso que uno mismo utiliza para “debatir” es sencillamente una falsedad.

Carta a la madre cristiana soltera. Esta es, al mismo tiempo, una entrada muy personal. A raíz de las protestas a favor del mal llamado diseño natural de la familia, que no es otra cosa que una pésima comprensión de la naturaleza, y el apoyo de una persona cercana, que es cristiana y curiosamente madre soltera, a dicho proyecto discriminador, decidí escribir ese extenso mensaje de reflexión. Sin ofensa pero sin edulcorante, es necesario resaltar la problemática de basar las políticas públicas y las creencias personales en dogmas religiosos que han tenido que cambiar y presentar excusas y reformas constantemente ante la revelación de sus propios errores.

Mis cinco personales.

Entre cifras impares y conejos lunares. Mi entrada número cincuenta del blog: una pequeña reflexión sobre mis obsesiones, las cosas que percibo y la forma en que nuestras mentes le dan orden y patrón a rasgos aleatorios, como una montaña o una nube. Todavía tengo la misma fijación con números impares, es cierto, pero no es algo que sobresalga mucho, a menos que tenga una entrada muy personal o esté comiendo guineo maduro en el almuerzo.

Algo curioso: para ser tan notable la pareidolia del conejo lunar o el hombre de la Luna, la mayoría de las personas no me toman en serio cuando lo comento, quizás porque hemos perdido el hábito de fijarnos en los rasgos de la Luna detenidamente.

Música nada piadosa. Como un pasabocas previo a la entrada número cien (también bastante personal, pero que no pondré aquí), decidí enumerar una serie de canciones muy particulares en el hecho de no ser precisamente amables con la religión y la creencia, variando entre sátiras graciosas (Cristo te odia), confesiones ateas (Dear God), críticas a las instituciones (Cry for the Moon) y declaraciones antirreligiosas (Burn the Pages of Quran). Muchas de esas canciones son parte de mi música personal, no tanto por lo que dicen, sino por las bandas y los músicos a los que pertenecen.

Guía práctica para entender posturas religiosas. Después de un típico debate sobre posturas no religiosas en una página de Facebook, se me ocurrió hacer una especie de guía sencilla para explicar las diferentes posturas religiosas que puede tener un individuo, y que van mucho más allá de simplemente “creencia” hablando de forma abstracta, y ateísmo. Como alguien que se llama a sí mismo agnóstico (sí, vaya tarjeta de presentación…), es una forma de mostrarles a algunos que de hecho, muchas posturas están relacionadas unas con otras, y que ser tal o cual cosa no implica necesariamente una determinada visión política o social.

Sobre el caparazón de Gran A’Tuin. Un período bastante difícil de mi vida (en realidad me ocurren a menudo, pero ese fue especialmente duro) se hizo más llevadero gracias a la lectura de la megasaga (¡no merece otro título!) Mundodisco, del escritor británico Terry Pratchett. Con cuarenta y un libros divididos en varias sagas, con decenas de personajes interesantes, es una gran fuente de entretenimiento y diversión al mismo tiempo.

Como plus, también recomiendo los tres telefilmes basados en la serie de libros: Hogfather (primer trabajo notable de Michelle Dockery antes de Downton Abbey), The Colour of Magic (con el mismo Pratchett haciendo un cameo al final) y, especialmente, Going Postal, en donde reconocerán a Charles Dance (Tywin Lannister de Game of Thrones) y a Claire Foy (la bruja de Temporada de brujas e Isabel II en The Crown).

La reverencia a los abstractos. Otra de las entradas ya “clásicas”, por decirlo de alguna forma, es en realidad simple, y a la vez refleja mucho como soy. Hay cosas y conceptos que simplemente no van conmigo. A pesar de ser poco apegado al cambio, cosas como la tradición, la patria y Dios no tienen ya para mí mucho interés, aparte del análisis que le pueda dar a cada uno, porque muchas veces son cosas incomprensibles o simplemente irrelevantes. Caray, a veces esa indiferencia llega incluso hasta los temas de escepticismo; a veces quiero simplemente escribir de lo que me da la gana. Sin embargo, siempre suceden cosas que hacen que tenga cosas para decir, por mucho que trate de calmarme. En general, soy una persona que vive la mitad del tiempo sin darse cuenta, y la otra mitad aferrándome a cosas concretas y gustos fijos. Eso hace que conceptos abstractos como esos no me atraigan en absoluto.

Y bien, es esto lo que quería compartir. Han sido cinco años bastante movidos, y si tengo suerte y mérito, este nuevo año y los que siguen pueden ser igualmente agitados. Así que hay mucho más por trabajar. Muchas gracias a todos los que siguen esta página que tanto ha crecido, y que espero siga creciendo por mucho tiempo.

6 comentarios:

  1. ¡Felicidades por estos cinco años!

    Que vengan muchos más (:

    Un abrazo,

    -D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David! Muchos éxitos para ti también.

      A propósito, siempre me he preguntado cuál es la primera entrada de De Avanzada, ya que son años los que llevas trabajando con el blog.

      Eliminar
    2. Jejeje, es esta: http://de-avanzada.blogspot.com/2008/06/empezando.html

      Siempre puedes mirar las entradas de una fecha determinada dando click en el [+/-] al lado de la palabra "Archivo" en la barra lateral, y eso despliega un menú con años y meses (:

      Eliminar
    3. Genial. Muchas gracias por el dato!

      Eliminar
  2. Felicides por tu blog y que siga asi por otras cien entradas, posteos, artículos o como se diga.

    ResponderEliminar