martes, 3 de enero de 2017

Cuando la mala “ciencia” se hace cruel

El nuevo año ha empezado muy agitado para muchas personas. En Colombia nos tocó un aumento absurdo del IVA, Turquía empezó el 2017 con un atentado en Estambul, Corea del Norte empezó con sus provocaciones contra Estados Unidos (otra vez), y Trump tomará posesión el 20 de enero. En las redes sociales, mientras tanto, desde antes de terminar el año, se encendió una polémica por un video de supuesto propósito científico que en realidad no es más que un acto de crueldad.

Un bloguero ruso en Youtube, Dmitry Shilov, decidió que era una buena idea comprobar con un “experimento” el proceso de hibernación de los peces, así que tomó una carpa viva, llamada Semyon, y la sumergió veinte segundos en hielo seco. Hielo. Seco. Por veinte segundos. Después de este tiempo, sumergió nuevamente a la carpa en agua, esperando casi dos minutos para que el animal aparentemente retornara a la normalidad. Tras el “experimento”, echaron a Semyon al río Yenisev (por cierto, el animal era comprado).


No es de sorprenderse que en las redes sociales y en las páginas de noticias la gente se despachara indignada contra semejante estupidez. Por supuesto, la mayoría de los comentarios son de los que sacan lo peor del ser humano; la misantropía suele despertarse ante actos de crueldad similares contra un animal. De más está decir que yo no apruebo ni de lejos los deseos de muerte de otras personas. Sin embargo, me uno a ellos en su indignación, y además me preocupa que una que otra persona crea que esto es un experimento científico legítimo.

¿Cuál es el supuesto propósito que buscaba Shilov cuando decidió meter a una carpa en hielo seco? Bien, es sabido que Rusia es uno de los países más fríos que existen, y al ser los peces animales de sangre fría, deben contar con mecanismos fisiológicos para soportar los duros meses de invierno, cuando ríos y lagos se congelan. De acuerdo con investigadores, algunos peces como el carpín (un pariente de la carpa) pueden almacenar grandes cantidades de glicógeno en el cerebro en presencia de bajas temperaturas, con lo cual mantienen un tipo de respiración anaerobia que les permite sobrevivir a las temperaturas de congelamiento. Teniendo esto en cuenta, aparentemente Shilov quería “comprobar” a través de su “experimento” -porque esa cosa no puede llamarse un experimento verdadero- esa capacidad de supervivencia.

Sin embargo, hay que ser un verdadero estúpido para creer que eso que hizo es un experimento real. Los lectores saben que yo no estoy en contra de la experimentación animal, siempre que se haga con un propósito claro y en las condiciones adecuadas. Un experimento científico serio, válido, requiere de mecanismos de control con los sujetos de prueba, y ciertamente no usaría una sola carpa. Requeriría, siendo consecuentes, de un descenso gradual de la temperatura para igualar las condiciones naturales en que ocurre el cambio estacional, no congelar a un animal a lo bestia. No sometería a Semyon a un sufrimiento que podía evitarse perfectamente. No habría descongelado abruptamente tampoco a Semyon, con alta probabilidad de dañar los tejidos congelados (por eso, cuando se tiene un miembro congelado, meterlo en agua caliente no es precisamente una gran idea). Ni siquiera habría liberado a Semyon en un río al que no pertenecía (suponiendo que la carpa vista al final del video sea Semyon), sin evaluar si tejidos como las paredes internas de la boca o el tracto digestivo, o los ojos, o las branquias, pudieron verse afectados por la estupidez de sumergirlo en hielo seco. Es decir, acabas de hacer un pésimo “experimento” con una simple carpa, ¿y ni siquiera te quedas a comprobar si está sana, o si muere al poco tiempo por ese procedimiento tan bestial? Eso es sólo un cebo de likes, y es la razón más banal e imbécil que puede haber para hacer tal cosa.

En una página vi a una persona diciendo ingenuamente que, comprobando que se podía resucitar a un animal congelado de esa manera sin daños (nuevamente, sin hacer un análisis verdadero al respecto), el video era un gran avance científico. No era ese el propósito del video, y de ninguna manera eso puede llegar a ser un gran avance. No cuenta con ningún protocolo real, no se hizo con ningún rigor científico, y no se tuvo respeto por la vida del sujeto de experimentación. Shilov usó guantes de protección para manipular la carpa antes de echarla al hielo seco. Esta sustancia puede provocar daños por congelamiento si no se es cuidadoso ante una exposición prolongada. ¿Se imaginan todo lo que pudo haber afectado a Semyon en veinte segundos?

En un todo, el “experimento” de Shilov no es más que un ensayo impensable de alguien que pretende ser más popular en Internet, y nada más. Es algo irresponsable, estúpido y por encima de todo cruel.

A pesar de que yo desconfío mucho del movimiento animalista, dado que constantemente me dan ejemplos de ser la mayoría poco más que misántropos, coincido en denunciar episodios crueles cuando se trata de eso. No puedo pretender que se valore la vida de dos leones por encima de la de una persona, aunque sea un suicida, o que millones de gatos salvajes amenazando la fauna no son un problema que requiera de acciones drásticas. Sin embargo, rechacé la muerte de un león dentro de una reserva, a pesar de detestar las acciones de la comunidad al respecto. Critico las corridas de toros, si bien tampoco respeto el llamar a cualquier amante de la tauromaquia asesino o enfermo. Cuestiono que algunos consideren la conservación como un campo inservible e innecesario. Y es obvio que estoy muy en contra de someter a un animal a un supuesto “experimento” que sólo fue un acto inmoral y absurdo. No creo que Shilov sea naturalmente sádico. Sólo alguien irreflexivo e irresponsablemente ingenuo y tonto.

Sólo me queda decir que aquellos que crean que lo visto en ese video es un experimento científico real, por favor dejen de divulgarlo de esa forma, y ni siquiera se les ocurra replicarlo. A los que critican a Shilov, eviten el desearle la muerte o la amputación por congelamiento (que no son pocos, créanme). Es una pena que haya personas que le hagan tan mal favor a la ciencia real prestándose para esta clase de estupideces. Y desafortunadamente, el ser cruel por ignorante o irresponsable, aun sin conocimiento o intención de por medio, no es ser menos cruel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada