miércoles, 23 de septiembre de 2015

Talento para la discriminación

El pasado domingo, en el reality Ecuador Tiene Talento se presentó una polémica tras la interpretación de una concursante, Carolina Peña, una joven de 16 años. Una de los jueces le preguntó si creía en Dios, y ante la negativa de la concursante, ella y otras dos juezas tomaron una actitud bastante grosera: “Deberías, a ver si se te hace el milagrito”, y acusándola de que, con ese pensamiento, no iba a llegar lejos. Intentaban, claro, alivianar sus palabras diciendo que a la chica le hacía falta preparación, pero fue evidente que la reacción ante su confeso ateísmo fue exagerada, pues siguieron insistiendo en saber el porqué de su escepticismo, y tratando de darle “un consejo de vida”.



En medio de esto, y de la conversación tras el escenario entre el animador -en sus pocas palabras dejó claro que es un idiota- y el padre de la concursante -quien evidentemente no apoya el pensamiento de su hija-, fue refrescante ver que uno de los jueces apoyó a Carolina (quien ya estaba derramando lágrimas), diciendo que la religión no tiene nada que ver con el talento, evidentemente en descontento con lo que llamó “una clase de catecismo”, y le pidió: “Que eso no te prejuicie”. Posterior a esto se dio un corto debate entre los jueces, y al final la joven alcanzó a pasar a la siguiente fase.

Por suerte, la Asociación Ateísta Ecuatoriana no se quedó callada, y solicitó al canal Ecuavisa una copia de la emisión del programa, para hacer un estudio detallado del caso y continuar con las acciones pertinentes, puesto que se sintieron “afectados”.

En mi opinión personal, creo que sentirse afectado no debería ser la razón para emprender una acción legal, sino porque lo que ocurrió en Ecuador Tiene Talento fue claramente un caso de discriminación hacia una joven que no lo merecía, especialmente tratándose de un concurso donde, efectivamente, la religión no debería tener lugar a la hora de juzgar el talento de una persona. Que Ecuavisa no hiciera una declaración sobre el comportamiento de las jueces es también un mal precedente, pues queda como un manifiesto implícito de aprobación, o silencio cómplice, de lo ocurrido.

Este incidente queda como un ejemplo de lo que muchos cristianos hacen con las personas que no comparten sus creencias: discriminar. No hablo solamente de ateos, sino también de personas de otras religiones, o que comparten estilos de vida diferentes, como la comunidad LGBTI. Lo que hicieron las juezas fue discriminación soterrada, por mucho que trataran de excusarse en argumentos supuestamente profesionales.

¿Por qué actuar de esa manera? No es difícil dilucidarlo. En muchas denominaciones cristianas se hace énfasis en que aquellos que no comparten sus creencias son gente pecadora y “mundana”, y que ellos, al ser gente de Cristo, no pertenecen al mundo. Esto desemboca en que muchos cristianos -hago énfasis en que son muchos, mas no todos- son sumamente despectivos hacia las personas con estilos de vida y pensamientos que ellos consideran pecado, y entre esos, precisamente, los ateos. De ahí la reacción irrespetuosa de las juezas. A muchos de estos creyentes les resulta inconcebible y casi atroz que haya personas capaces de llevar una vida normal sin la necesidad de creer en un ser superior. Pero, noticia de última hora: ¡así pasa todo el tiempo! ¿Es necesario hacer una lista de todas las personalidades, entre científicos, estrellas del espectáculo, políticos, escritores, entre otros, que llevan vidas exitosas sin tener que estar aferrados a un dios incomprobable?

No es que otros grupos cristianos como los católicos, que no suelen hablar de “mundano”, no discriminen. Lo hacen, pero la laxitud de muchos de sus fieles, debido a que la religión católica suele ser asumida más por cultura que por convicciones profundas, hace que en estos grupos haya un poco más de tolerancia hacia otras opciones de creencia -lo que opinan y hacen sus líderes en el clero ya es otra cosa muy distinta-.

En todo caso, incluso entre estos moderados suele darse mucho una especie de discriminación pasiva, algo semejante a ese episodio de South Park donde había una lucha por la aprobación del matrimonio gay en Colorado. Cuando el señor Garrison sugiere salir a linchar homosexuales, la multitud que apoyaba su oposición a la ley deja de vitorearlo, y uno de ellos le aclara: “Nosotros no odiamos a los gays, sólo que no queremos que se casen”. Este mismo estilo de pensamiento es el que vemos cuando una persona dice que “respeta” el pensamiento de un ateo, pero comparte en Internet memes cristianos donde los condena como pecadores. Eso no es respeto, eso es discriminar, y de forma muy hipócrita además.

Es un tanto comprensible -no justificable- la condescendencia con la que dos de las juezas se dirigieron a Carolina. No faltan los que creen que el ateísmo en la juventud no es más que una etapa de rebeldía y oposición -y teniendo en cuenta a algunos ateos, en no pocos casos tienen razón-. No obstante, la joven fue clara al decir que, sencillamente, no ha encontrado motivos o razones para creer en Dios. Y fuera atea por “moda” o por convicción real, la forma en que fue atacada sigue estando muy fuera de lugar en un concurso de televisión donde, repito, lo que menos debería tenerse en cuenta son las creencias personales de los concursantes.

No espero que esto llegue a todos los creyentes, en especial a los fanáticos. No espero que cambien sus ideas sobre lo que es correcto o inmoral, porque no es mi propósito en esta entrada. Lo que sí sugiero, y espero que lo tengan muy en cuenta, es que sencillamente guarden sus creencias en su casa y en sus sitios de culto. Ni el trabajo, ni la calle, ni los establecimientos públicos son lugares para expresar sus convicciones religiosas, mucho menos cuando se busca atropellar a aquellos que no comparten sus ideales, tal y como hicieron las juezas de Ecuador Tiene Talento. Sólo espero que este caso no se hunda en el silencio, y que haya justicia para respetar la honra de quienes no creen en dios alguno.

Para concluir, me sumo a la campaña del activista Cristhian Meneses, a #ExigimosDisculpaPúblicaParaCarolinaPeña, y un enlace a una imagen y un video donde se muestra que el ser ateo no te hace un incompetente, y con lo cual esperamos que se tomen cartas en el caso.

4 comentarios:

  1. Una vez más los religiosos que creen papá Noel.....tienen "fe", o sea, ni creen seguro....por suerte nosotros si estamos seguros de ser polvo de estrellas, que la energía que nos mueve y da vida se transformará en otra cosa y que somos eternos. La ciencia no tiene fe, está segura de los poco que sabe. Abajo la creencia de fe, arriba la creencia del saber!!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexión. Saludos igualmente.

      Eliminar
  2. Vaya panda de ignorantes. Qué se pensarán que son? Doctoras en Filosofía? En Astrofísica?
    Carolina, donde quiera que estés: no te dejes intimidar por una panda de analfabetas científicas como esas, y piensa por tu cuenta. Y si evitas la compañía de imbéciles como esos, mejor. No vas a ganar nada juntándote con esa clase de gente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que todo ese apoyo que le hemos manifestado desde las redes sociales pueda llegarle a ella, y que sepa que no está sola.

      Eliminar