jueves, 17 de agosto de 2017

Risas sesgadas sobre la violación

La semana pasada se hizo viral una noticia falsa sobre un escándalo sexual que de hecho llegó hasta portales de noticias que supuestamente debían ser más rigurosos. Un alumno supuestamente de secundaria subió un video íntimo para denunciar a una maestra que lo obligaba a tener relaciones sexuales con ella a cambio de mejores notas. Aunque en Internet aparecieron después extractos de conversaciones con otros estudiantes y fotos de la supuesta docente, pronto se descubrió que el video en cuestión tenía dos años de antigüedad, y que el denunciante en cuestión tenía 19 años en ese momento, y ya ni siquiera era alumno del colegio, por lo que el caso precluyó.

Si bien este es otro ejemplo de cómo las páginas de noticias, tanto serias como mamarrachos, están sufriendo de una falta de profesionalismo, al no revisar la veracidad de los hechos que comparten, hay una utilidad extra que se puede tomar de este caso, y es presentar un cuadro del sesgo nacido del machismo que aún impera en sociedades como la nuestra cuando se analiza un tema tan delicado como la violación. Sucede que en el enlace en Facebook de la farsa se podían ver los siguientes comentarios:








Tenga en cuenta el lector que cuando vi en enlace en Facebook (hace una semana), este tenía 1.312 reacciones, y la mayoría eran ampliamente de “me divierte”. Aun si consideramos que se trata de una noticia con una mitad falsa y la otra mitad quizás la venganza de un ex-amante, los comentarios que minimizaban y hasta celebraban el asunto eran muchos.

Si hay un crimen que podríamos decir que genera rechazo de forma casi unánime es la violación, especialmente la pederastia. Incluso el homicidio, la tortura, son considerados males necesarios por muchas personas, y no son pocos los que admiten que, de poder, acabarían a balazos con todos los ladrones de su ciudad. El ámbito sexual, en cambio, es algo tan íntimo, personal e integral, que una agresión de este tipo es considerada una forma extrema de maldad, una abominación, inclusive por otros criminales. Si me disculpan el tono, hay que ser un hijo de puta desalmado, un criminal que quiere ejercer un tipo especial de terror (como las guerrillas africanas o los terroristas de Oriente), o alguien tan hastiado de su situación que su moral se ha corroído (como muchos soldados durante guerras como la II Mundial y Vietnam) para pensar que hay algún momento donde la violación pueda siquiera justificarse.

Y a pesar de todo lo anterior dicho, usualmente estas reacciones de asco y odio se limitan casi exclusivamente a abuso sexual cometido contra mujeres. En el caso de los varones, si son atacados sexualmente por una mujer, el machismo aún es tan fuerte en la sociedad que muchos ni siquiera denuncian, y los pocos que lo hacen son hasta ridiculizados, porque el hombre debe disfrutar su sexualidad plenamente, y si es una mujer la que lo inicia, aún en contra de su voluntad, entonces debería alegrarse por su “proeza”. Ya había tocado este tema con respecto a la laxitud que muchas veces muestra la justicia en casos de violación de mujeres contra hombres, y sigue siendo preocupante la hilaridad con la que muchos toman el abuso y el maltrato contra el hombre.

¿Conocen The Jeremy Kyle Show? Se trata de un talk show británico, como esos tan conocidos de Cristina, Casos de familia y así. Su presentador, Jeremy Kyle, es muy conocido por azotar verbalmente no sólo a sus invitados, sino también en ocasiones al mismo público, cuando cometen o admiten acciones poco morales e hipócritas. Al margen del análisis del contenido de este tipo de programas (o si los casos son reales o no; recuerden a Laura Bozzo), un episodio en particular, que probablemente han visto antes como un meme de estilo Desmotivaciones sin saber su origen, sirve como ejemplo de ese sesgo machista que perdura socialmente.

En un caso donde un hombre tenía dudas sobre la paternidad del bebé que esperaba su violenta ex, el público se echó a reír cuando el tipo empezó a describir los maltratos que sufría y cómo lo tenían encerrado en un cuarto, al punto que tuvo que saltar de un tercer piso para poder escaparse. Kyle inmediatamente regañó a la audiencia, indicando que si los géneros se hubieran invertido en este caso, “estarían diciendo que es una completa pesadilla, que él debería estar en la cárcel y que es una desgracia. Pero da la casualidad de que si es un hombre, es gracioso.


Un momento”, podrían decir algunos, “¿y si todos esos que comentaban simplemente hacían un chiste? ¿No decías tú que en el humor negro hay espacio para cualquier tema?” Sí, eso dije y lo sostengo. Ni siquiera la violación y la pedofilia están exentos de humor. Pero, en primer lugar, raras veces esos comentarios son usados como humor. Y en segundo lugar, hay una diferencia entre hacer un chiste de violación y menospreciar con burla un caso de violación en sí. Comediantes con un estilo crudo, como Sarah Silverman y George Carlin, saben dónde trazar la línea. Un show animado como Rick y Morty, donde la comedia negra está a la orden del día, hace énfasis en la distinción: es gracioso cuando Rick hace chistes sobre la violación en prisión, pero cuando Morty casi es abusado en un baño, aun cuando el pederasta era un fríjol de goma con la voz de Tom Kenny (sí, la voz de Bob Esponja) no hay un solo tono de humor en esa escena: es cruda, realista y angustiante. Incluso, adelgazando esa diferencia hasta donde es posible, ¡hay víctimas de abuso que han creado rutinas con sus experiencias!

Nada de lo anterior engloba la mayoría de los comentarios que uno encuentra cada vez que ocurren estos casos donde una mujer fue la violadora y el hombre la víctima. La mayoría de las veces, se trata de personas que realmente toman muy poco en serio estas situaciones por su crianza machista, y no son pocos los que hablan en serio cuando dicen que desearían haber estado en el lugar del menor de edad (recordemos que, con frecuencia, estos casos de abuso son entre maestra y estudiante). Seguramente habrá algunos que de verdad hacen humor negro con el caso, de forma no muy inteligente, pero son en realidad pocos.

Concluyo con las mismas palabras que cuando hablé sobre los casos de pederastia por parte de mujeres:

El género sexual no nos dice nada sobre las cualidades morales o tendencias criminales de una persona. Las mujeres no están exentas de cometer delitos sexuales, y los hombres no están lejos de ser víctimas.”

¿Podremos superar esa visión arcaica y machista de nosotros mismos? Yo confío que así será, pero aún hay mucho por hacer antes. Podemos empezar por desterrar ese sesgo con el que denigramos no sólo a las mujeres, sino también a los hombres.

3 comentarios:

  1. Hola Martín, como de costumbre un buen post sobre un tema bastante espinoso donde abunda el chovinismo.

    Mientras leía, se me ocurrió una idea, que no me parece descabellada, aunque no sé si haya investigación al respecto: ¿podría ser que las reacciones en estos casos estén inlfuidas por inversión parental?

    Quiero decir, hemos doblado el arco moral de nuestras sensibilidades hasta el punto en el que encontramos artículos como este (o algunos que yo he escrito), rechazando esa actitud, ¿pero sabemos qué genera esa actitud en primer lugar?

    Lo digo, porque no me parece descabellada la hipótesis de que si el mandato genético de los hombres pasa por dejar cuanta descendencia podamos y el de las mujeres por tener la mejor calidad genética, esto podría dar cuenta de por qué existe una gran cantidad tanto de hombres como de mujeres que, incluso en épocas anteriores, rechazan la violación de una mujer pero les parece imposible y risible que un hombre sea violado.

    Disculpa si me salí un poco del tema (y si lo hice, entiendo si borras el comentario), pero no tengo muchas personas con quienes pueda comentar este tipo de cosas en español y esperar una respuesta inteligente (y posiblemente científicamente informada).

    Un saludo,

    -D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jummm... No me había puesto a pensar en ello, pero no sería raro que ese sesgo en las reacciones a la violación de acuerdo al sexo de la víctima tenga alguna base biológica. Teniendo eso en cuenta, y dado que muchos comportamientos asociados con el machismo, como eso de que "los hombres tenemos que tener moza", podrían estar basados en el imperativo genético de reproducirnos con la mayor cantidad de compañeras posibles, este comportamiento podría encajar dentro de ese mismo imperativo, y por eso los hombres tendemos a minimizar y burlarnos de los casos con víctimas masculinas, porque simplemente es su deber reproducirse, y mejor si el de la iniciativa no es él, sea que quiera o no, porque es un esfuerzo de conquista menos.

      Sería bueno ver si existe algún estudio relacionado al respecto, o si alguien trata de abordar el sesgo de la violación desde una perspectiva biológica y evolutiva.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Martín:

    Cuando las feministas hablan sobre los delitos sexuales contra mujeres, aparecen los -supuestos- defensores de los derechos de los hombres (MRAs) a recordarles que "a los hombres también los violan". El actor y deportista afroamericano Terry Crews fue víctima de violación por parte de un alto ejecutivo de Hollywood, como lo confesó en 2017. Hace poco, Crews habló frente al comité judicial del senado estadounidense, acerca de las limitaciones de los estatutos sobre víctimas de violación. Uno esperaría que los MRAs lo apoyaran en masa, que celebraran el valiente testimonio de un hombre que ha sido víctima... PERO NO, ningún reconocimiento y muchas burlas por parte de otros hombres, como el rapero 50 cent y de Paul Elam, supuesto defensor de los derechos de los hombres y fundador del sitio "A Voice For Men".

    ResponderEliminar