martes, 27 de enero de 2015

Nacionalismo inútil (VIII): ¡Viva la Costa!

A veces uno siente pena ajena por los actos compatriotas. No estoy seguro de que ese sea mi caso, pero definitivamente siento un cierto desaliento cuando leo las groseras expresiones de algunos criticando las cosas que no pueden comprender, o cuando no saben distinguir entre una broma y un insulto real.

*Suspiro* Los sitúo en contexto. Para la edición 91 de la revista SoHo, a finales del 2007 (tengan presente esta fecha), la redacción decidió llamar a cuatro personas para un tema de enfrentamiento regional entre rolos, paisas, costeños y caleños. Cada escritor preparó una diatriba en tono humorístico para resaltar los defectos que, a su percepción, tenía una determinada región. Todo en un estilo satírico. Previsiblemente, esto no se quedó así, y pronto se levantó una polémica alrededor de los artículos, por parte de personas que no supieron tomárselo a broma, de regionalistas. Curiosamente, quienes reaccionaron de manera más virulenta a la sátira fueron mis coterráneos, los costeños.

El asunto supuestamente había quedado enterrado, hasta que la semana pasada la página en Facebook de SoHo hizo un “viernes de costeñas”, publicando galerías de fotos de mujeres de la costa que han posado para la revista, y artículos relacionados con el tema. Entre otras cosas, publicaron, creo, dicha diatriba satírica contra los costeños, y un corto testimonio de Andrés Ríos, su autor, narrando su experiencia tras escribir el artículo que, tal como intenta explicar, se elaboró en tono de broma. Pero, aparentemente, la mayoría de la gente sólo se centró en la diatriba original, y nuevamente empezaron los ataques en Facebook, tanto al escritor como a la revista, haciéndose aún más descarnados tras ganar el concurso de Miss Universo. Incluso una bloguera escribió una respuesta para el que “odia a los costeños” (¡una respuesta a un artículo del 2007!), exaltando las virtudes de la región. No voy a compartir ni su posición ni las de mis coterráneos que se pusieron a insultar, y explicaré por qué.

De entrada, porque me parece enfermiza la actitud regionalista y la falta de comprensión que demuestran muchos costeños (hay que decirlo así). Evidentemente somos la región más sensible del país a las críticas o burlas, porque de las cuatro regiones satirizadas en SoHo, la Costa reaccionó de peor forma. Somos capaces de reírnos de nosotros mismos y de los demás, y eso nos lo han demostrado muchos comediantes de aquí. ¿Y no somos capaces de tolerar cuando son otros los que se burlan? De verdad, ¿tan difícil era comprender el tono de sátira de la redacción? El estilo era un poco crudo, es cierto, pero nadie dijo que todo el humor va a ser de tono blando y condescendiente. La sátira no es así.

Segundo, la respuesta de la bloguera samaria es más bien conciliadora, de tono hasta cursi. Resalta muchas cosas buenas, es cierto, pero el tono paternalista en que lo comunica es desconcertante, porque parece creer, de paso, que Ríos efectivamente odia a la Costa (tampoco ella pareció tomar en cuenta que el artículo era ya viejo, ni que el autor trató de enmendar su “error” al escribirlo). Y vale decir, como no me canso de hacerlo, que los estereotipos siempre nos pueden dar, hasta cierto punto, una indicación de los defectos o malas costumbres que algunos podemos tener. ¿Es acaso mentira que muchos costeños usan reiteradamente sinónimos del pene cuando conversan? Yo, en particular, no lo encuentro agradable, y muchas personas que conozco tampoco, aun siendo todos costeños. ¿No es cierto acaso el estruendoso sonido que hacen muchos al poner una pieza de dominó en la mesa, como si fuera parte del ritual? El ruido que hace es sinceramente molesto, y no es que yo no juegue dominó, pero no tengo que chocar cada pieza al ponerla. No es que estas sean precisamente buenas costumbres, o al menos así me lo han enseñado a mí en casa. Hay que mantener cierto respeto cuando se habla, incluso entre amigos, porque no todos van a pensar de la misma manera que usted. Y hay hábitos que son molestos e innecesarios.

Tercero, la bloguera hace una rápida recapitulación de la gente de la Costa que es motivo de orgullo para el país (aunque aclara que no quiere caer en dicho cliché): Shakira, Gabo, la nueva Miss Universo. En las redes sociales, claro, los que empezaron a exigir que SoHo y Andrés Ríos se disculparan mencionaron varios de estos ejemplos, y los simples regionalistas excesivos publicaron imágenes con varios de otros ejemplos: Sofía Vergara, el Pibe, Carlos Vives, Silvia Tcherassi, etc. Curioso, porque por cada costeño triunfando, hay muchos más colombianos, si bien no con la misma fama, con igual o superior talento: en música hay artistas como Juanes, y bandas como Aterciopelados y Masacre; en literatura, podemos mencionar a Vargas Vila, Rafael Chaparro (que además trabajó en programas culturales como La brújula mágica) o Tomás Carrasquilla; en fútbol, podemos mencionar a Leonel Álvarez, al nuevo ídolo James Rodríguez, o incluso al Tino Asprilla (dejando su personalidad de lado, era buen jugador). Incluso, hay que decir que muchos colombianos talentosos, y eso también incluye a los costeños, que tuvieron que salir de Colombia para poder consolidarse: Sofía Vergara necesitó ir a Estados Unidos para ser una estrella en la televisión. Shakira cantó en ingles fuera del país para tener el éxito que amasa ahora. Eso, más que enorgullecernos, debería indicarnos que hace falta mucho desarrollo en, por ejemplo, la industria cultural, para poder alcanzar logros desde nuestro propio país. Y eso sin mencionar otros campos como la investigación.


Para concluir, quiero dejar claro que yo no tengo vergüenza de ser costeño. Lo que me molesta, lo que es indignante y vergonzoso, es que mantengamos ese complejo de la mejor región del país, y no podamos tolerar ni una crítica ni una burla desde afuera. Esto puede perfectamente ser un regaño para cualquier región, pero somos nosotros, los costeños, lo que aparentemente mostramos menos tolerancia ante el humor negro. Nos hace mucha falta madurar.

Seguramente, como siempre, habrá personas que no estén de acuerdo con esta crítica, pero mi invitación siempre será a reflexionar. Dejemos de sentirnos acomplejados, no seamos prepotentes. Somos todos colombianos. De verdad, es ridículo que todos los días estemos buscando pretextos para dividirnos más. Y todo por una sátira.

Actualización: No ha pasado una hora desde que publiqué el post, y ya me enteré que el popular comediante Juanda Caribe es objeto de repudio en las redes sociales por una broma que intentó hacer a propósito de Paulina Vega, la nueva Miss Universo. Es irónico que, siendo uno de los críticos de Andrés Ríos, sea rechazado por esa falta de humor y regionalismo extremo de tantos compatriotas. 

8 comentarios:

  1. Hola Volaverunt91, bna entrada!! Aunque creo q vivir en la costa te ha parcializado y solo hablas de lo q conoces. La virulencia coateña solo es verbal... pero has visto en persona la virulencia de las personas de otras regiones hacia los costeños? Ve a vivir a bogotá o medellin unos cuantos años y veras q sus opiniones e insultos xenofobos no estan circunscritos a medios web o meras palabras groseras y despectivas q se lleva el viento. NO, por el contrario... ocurre el fenomeno de la violencia fisica. Q opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no estoy comentando de la violencia física, sino de las reacciones ante la sátira. Y desafortunadamente, aquí somos mucho más sensibles antes la crítica o el humor que en otras regiones. Por otro lado, dudo que tú hayas vivido en toda la Costa como para saber que no hay violencia física contra las personas de otras regiones. Y seguramente, comprendes que en muchos casos la violencia verbal es peor que la física, porque es un estigma que puede permanecer incluso más tiempo.

      Eliminar
  2. Hay que decirle al ejército de retrasados mentales regionalistas que esa gente que mencionan como famosos no son famosos gracias a su nacionalidad o región, su fama se debe a distintos factores, entre esos logros individuales, nada que ver con idioteces chovinistas y delirios de superioridad regionalista.

    Yo soy del centro del país, pero me tiene sin cuidado de dónde sea o no sea la gente al burlarse de este asqueroso país o región, me cago en el regionalismo, lo único que demuestra es que la mentalidad tercermundista es igual para todo el territorio.

    Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí también me fastidia bastante que se pongan siempre en ese plan de "mi región es la mejor", y sobre todo cuando se ponen a comparar con los famosos, porque fama no siempre es sinónimo de talento o calidad. Mantener esa línea de pensamiento es una de las cosas que nos impiden progresar.

      Eliminar
    2. Exacto, por ejemplo Gabo tiene mucho de sobrevalorado debido a los chovinistas, puede ser bueno, pero otra cosa es que sea lo máximo solo por el hecho de que comparte nuestra nacionalidad...

      Eliminar
    3. Pensamos lo mismo, y de hecho es la misma opinión que he visto en muchos costeños, chovinistas o no. Gabo era buen escritor, pero considero que no se acerca al nivel de otros que he visto dentro y fuera del país.

      Eliminar