lunes, 29 de octubre de 2018

El consentimiento sí importa con tu pareja


Es una entrada corta, pero tenía esto pendiente. Hace ya tiempo, vi una publicación en Facebook en una de tantas páginas dedicadas a Game of Thrones. Se trataba de una serie de imágenes de Daenerys Targaryen, que representaban fragmentos de un discurso que da a Jon Snow en un episodio de la séptima temporada (no cuenta como spoiler, así que de malas): “Pasé mi vida en tierras extranjeras. ¿Cuántos hombres han tratado de matarme en el exilio? No recuerdo todos sus nombres. Fui vendida como una yegua de cría. Fui encadenada y traicionada, violada y deshonrada. ¿Sabe lo que me hizo continuar todos estos años en el exilio? Fe. No en dioses, ni en mitos y leyendas. En mí misma. En Daenerys Targaryen.” Alguien preguntó, sabiendo a lo que se refería Dany, si realmente podía llamarse violación a su noche de bodas, siendo que ella y Drogo acababan de casarse. Y cuando alguien le dijo que sí, volvió a preguntar lo mismo, esta vez poniendo el ejemplo de la boda de Sansa Stark y Ramsay Bolton.


viernes, 12 de octubre de 2018

12 de Octubre 2.0: reflexiones

Como recordarán los lectores de hace tiempo, han pasado ya cinco años desde que publiqué una entrada llamada ¡Feliz Día de la Raza!, donde me senté a criticar la postura de muchas personas que utilizan clichés victimistas y sesgados sobre el contacto entre europeos e indígenas en 1492 y los años que siguieron. Es una de las entradas más visitadas del blog (aunque no sé si sea una de las más populares), y como suele pasar por estos días en que nuevamente se acerca el aniversario del Descubrimiento de Colón, está recibiendo mucho tráfico.

lunes, 8 de octubre de 2018

El enfermizo problema del fandom


El pasado domingo se cumplió un año de uno de los sucesos más extraños de los últimos años causados por un fenómeno cultural. Vale la pena usarlo como punto de partida para hablar de un tema que he mencionado unas pocas ocasiones, y que vale la pena analizar detenidamente: el comportamiento estúpido y posesivo que muchas veces tienen los seguidores de un producto de ficción, llegando en no pocas ocasiones a la discriminación y el acoso.