sábado, 29 de agosto de 2020

Retomando el dilema de las “mujeres reales”

 Hace ya cinco años publiqué una entrada comentando sobre la campaña #ImNoAngel de Lane Bryant y el mal enfoque que estaba tomando en asumir que su campaña era más “representativa de las mujeres reales” que Victoria’s Secret y sus Ángeles. En su momento fui concreto en los puntos que me molestaban de ese tipo de campañas que usan el mezquino término de “mujer real”: sus estándares de lo que asumen como “real” son tan excluyentes como los de Victoria’s Secret o Dior, quienes rechazaron a modelos como Kate Upton o Jordan Dunn tan sólo por tener un busto “demasiado grande”. Y es que se trata de una etiqueta no muy diferente a los que dicen que “las únicas parejas naturales son las de hombre y mujer”, asumiendo una especie de esencialismo barato que sólo refuerza la discriminación, por asumir un hecho físico como un tipo de cuerpo femenino como si fuera un asunto moral.

Una mujer real es lo que sea que quiera ser.

sábado, 22 de agosto de 2020

Sobre el fanatismo y los “ateos fanáticos”

 Introducción

A pesar de lo que podría sugerirse, el escepticismo no implica una estrechez mental. Al contrario: mirar con un atisbo de duda y reflexión toda idea o información que llega ante ti es poner al límite tu pensamiento racional y también tu capacidad de asombro, tanto para bien como para mal. Además es a través de un lente escéptico que podemos cultivar una de las grandes habilidades del ser humano: cambiar. Dejar de lado visiones erróneas de la realidad, y comprender la complejidad de aquello que nos rodea.