sábado, 27 de diciembre de 2014

Nacionalismo inútil (VII): “Por amor a la patria”

Cuando terminamos la universidad, generalmente nos encontramos con dos aspiraciones: continuar estudios en una carrera de posgrado y encontrar un buen trabajo después de culminarlos. Si bien obtener una beca en una universidad nacional no es algo desdeñable, creo que puede afirmarse que sería muy raro que alguien rechazara dicha beca si se diera en un país extranjero, sólo por la posibilidad de estudiar en nuestro propio territorio.

Nacionalismo inútil (VI): el drama del voto

Creo que ya lo he dicho antes, pero lo repetiré: detesto la política. Me es difícil comprenderla en ocasiones, es un foco de corrupción y opresión, y una fuente constante de divisiones entre los seres humanos. La encuentro incluso más detestable que la religión: un pastor puede manejar al dedillo la vida de sus fieles, pero un líder político no necesita que se compartan sus mismos ideales para influir en el destino de todos los ciudadanos. En todo caso, por sugerencia personal, decidí hacer esta entrada.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Una medusa en Petrozavodsk

Cuando era pequeño, encontré un Almanaque Mundial de 1991 en casa de mis abuelos. En este libro, entre muchas fechas e información interesante, se encontraba una especie de suplemento especial acerca de los OVNIS. Gocé mucho leyendo de esas supuestas evidencias acerca de la existencia de los vehículos espaciales habitados por seres de otros mundos. Lo exponían de una forma muy llamativa: una clasificación de los tipos de OVNIS avistados, testimonios de contacto con los extraterrestres, fechas y fotos de avistamientos, y supuestos documentos secretos acerca de avistamientos y choques. Incluso el anterior presidente Jimmy Carter aparecía en uno de estos documentos como testigo de un OVNI.

martes, 9 de diciembre de 2014

Entre cifras impares y conejos lunares

Debo confesar que tengo varios hábitos metódicos, que para muchas personas pueden resultar extraños. En particular, una especie de obsesión con los números impares. Por ejemplo, cuando el almuerzo viene acompañado con banano, suelo partirlo en once pedazos a medida que voy comiendo; usualmente seis rodajas iniciales, y después corto el resto. Si es lo bastante grande, puedo partirlo hasta en trece pedazos, no diez, ni doce. De forma similar, sigo de cerca algunas series de estilo terror, y me gusta ver los nuevos episodios en días laborales impares, ya sea lunes, miércoles, o viernes (por lo general, el viernes es el preferido).

domingo, 7 de diciembre de 2014

Nacionalismo inútil (V): sudando sangre por la camiseta

En la última entrada de Nacionalismo inútil, comentaba acerca de las exageraciones y radicalismos del regionalismo en los países, haciendo particular énfasis, por supuesto, en Colombia. A pesar de que los estereotipos regionalistas tienen influencia en algunos actos de discriminación, muy seguramente la mayoría pensará que suelen ser actos más bien inofensivos, si bien desagradables. Desafortunadamente, esto no es cierto. El veneno del regionalismo tóxico se filtra hacia una de las peores expresiones de fanatismo: las barras bravas.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Muerte a los gays: la Biblia es el problema, no la gente

Se supone que debería estar continuando con la parte oscura del regionalismo. Es difícil mantener la serenidad con noticias de este calibre, y es probable que pierda compostura. Quizás debería simplemente ignorar el asunto, porque siempre ocurren cosas similares, por causa de personas similares*.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Nacionalismo inútil (IV): regionalismo inútil

El orgullo nacional de un país siempre termina ramificándose internamente entre distintas ciudades y regiones, cada una con la “identidad” que los hace parte de dicha patria, pero también con características culturales que los hacen diferentes del resto de la población. Dichas características son también fuente de orgullo, pero con frecuencia también de un enconado desprecio, o al menos elitismo, hacia otras regiones en el país.

Mi problema con la Ley Antidiscriminación

En estos días se hizo público que un concejal de Marsella, Risaralda, Fernando Delgado, fue declarado culpable de discriminación, y podría pagar entre 12 y 36 meses de prisión, en virtud de la ley 1482 de 2011, comúnmente llamada Ley Antidiscriminación. ¿Cuál fue su crimen? Bien, el político hizo en 2012 la siguiente declaración en una sesión de cabildo: “Siendo sinceros, grupos difíciles de manejar como las negritudes, los desplazados y los indígenas son un cáncer que tienen los gobiernos nacional y mundiales”.