martes, 29 de abril de 2014

Demasiado sensibles

Hace unos días, en una entrevista, el candidato presidencial Enrique Peñalosa contaba algunas de sus anécdotas de juventud en Estados Unidos. Entre esas, contó que tuvo que trabajar como obrero en una construcción por más de dos años, y que era “tan raso, que era el único empleado no negro de la obra. No digo blanco, porque como latino sólo estaba a mitad de camino”.

viernes, 18 de abril de 2014

Tonta indignación

Un poco antes de Semana Santa, fue estrenada Noé, la esperada película de Darren Aronofsky acerca de la vida del personaje bíblico, aunque adornada con lo que se suele llamar “libertades creativas”. Como suele pasar con las películas religiosas, o aquellas que aluden a la mitología cristiana, los grupos protestantes no tardaron en expresar su descontento ante la obra fílmica, y lo materializaron en las redes sociales en la siguiente imagen:

jueves, 10 de abril de 2014

¿Por qué soy agnóstico?

En varias ocasiones he mencionado que soy agnóstico. Sin embargo, creo que nunca me he molestado en explicar por qué. Voy a tratar de ser lo más conciso posible con respecto a esta postura.

En primer lugar, trataré de definir mejor mi posición: soy un agnóstico, con fuerte inclinación al ateísmo, y de perspectiva apateísta. Considero que es imposible definir o comprobar claramente la existencia o inexistencia de deidad alguna, aunque a la luz de los hechos y la ciencia, debo inclinarme por su inexistencia. Y en síntesis, para mí, es una pregunta irrelevante. No incluyo aquí el término “escéptico”, porque no es equivalente al ateísmo, como algunos creen: no todos los ateos son escépticos, y no todos los escépticos son ateos.

domingo, 6 de abril de 2014

La "vergüenza" de ser humano

Desde hace algunos años, la gente se ha interesado intensamente en la defensa y el respeto a los animales. Eso es respetable. Sin embargo, igualmente han surgido muchas personas que defienden de tal manera a los animales, que están dispuestos a protegerlos a toda costa, aún si eso implica lastimar a otras personas. Lo peor de esto es que muchas de esas personas animalistas manifiestan un sonado desprecio por la humanidad como especie.