domingo, 27 de enero de 2013

Entropía: Contra los mitos populares


Uno de los comportamientos casi instintivos del ser humano es la admiración por el ejemplo de otras personas. La historia nos ha dotado de miles de personajes notables. Ya sean actos nobles o infames, las personas tienden a sentir un gran respeto por los ejemplos de estos “héroes”. El problema es que, en medio de su emoción, la gente olvida que estos personajes también son humanos, con virtudes y defectos. Nuestra sociedad tiene la tediosa costumbre de ensalzar a los notables como héroes, a veces de formas insultantes a la razón. Los creen puros, incapaces de obrar mal. Así es como nacen los mitos.

viernes, 11 de enero de 2013

¡Diabético terror!


Reconozco que soy un amante de la fantasía, la ficción y el terror, tanto en literatura como en el cine. Devoro libros de horror con bastante frecuencia, y la mayoría de las películas que tengo se mueven entre ficción y terror. En ese sentido, cualquiera diría que soy capaz de soportar casi cualquier cosa dentro de este género.

La verdad es que no es así. O parecería que no es así. Cuando en la literatura se combinan géneros, los resultados no siempre suelen ser obras de arte. Esto no evita que se conviertan en éxitos mundiales, pero que tu libro sea un éxito de ventas no significa que seas un buen escritor. Basta con ver a Coelho. Hay muchas obras de gran calidad que desafortunadamente no son comercializados a gran escala.